Cómo es el fármaco que puede revolucionar los tratamientos contra la obesidad

Los ensayos clínicos demostraron que la tirzepatida, actualmente utilizada para tratar la diabetes tipo 2, es eficaz para la pérdida de peso al imitar una hormona que ayuda a reducir la ingesta de alimentos y el apetito. Los detalles.
Obesidad_1

Un nuevo medicamento promete ser altamente eficaz frente a los actuales tratamientos contra la obesidad que habitualmente fracasan en aquellas personas que tienden a recuperar el peso perdido.

Se trata de la droga tirzepatida que comercializará el laboratorio Eli Lilly en Estados Unidos, que ya entregó toda la documentación e investigaciones a la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA por sus siglas en inglés) y espera muy pronto recibir la aprobación.

Los médicos que testearon tirzepatida en sus pacientes, aseguran que por ejemplo, ayudó a una persona típica con obesidad que pesaba 105 kilos, a perder hasta 23 kilos durante un período de prueba de casi 17 meses, reveló The Wall Street Journal. El fármaco ya está en las farmacias en Estados Unidos para tratar la diabetes tipo 2.

Un panel de asesores de la OMS revisará las nuevas solicitudes de medicamentos que se incluirán el próximo mes, con una lista actualizada de medicamentos esenciales para septiembre. La solicitud para considerar esenciales a los medicamentos para tratar la obesidad fue presentada por tres médicos y un investigador en los Estados Unidos. Cubre el ingrediente activo liraglutida del fármaco para la obesidad Saxenda® del laboratorio Novo Nordisk, cuya patente está a punto de finalizar. También se podría allanar el camino para un tratamiento más nuevo y potente de Novo Nordisk llamado Wegovy®.

Wegovy® es el nombre comercial del fármaco semaglutida, que es un análogo de GLP1, una hormona que se produce en el intestino post ingesta de alimentos y actúa a nivel central promoviendo la saciedad. La droga es utilizada para el tratamiento de la diabetes tipo 2 y contra el sobrepeso y la obesidad, según el caso y la indicación médica.

El medicamento viene en dos presentaciones: en dosis de 0,25, 0,5 y 1 miligramo para el tratamiento de la diabetes (en cuyo caso el nombre comercial es Ozempic®) y semaglutida 2,4 miligramos es Wegovy® indicado para el sobrepeso y la obesidad en mayores a 18 años. Ambas presentaciones fueron aprobadas en 2021 por la FDA.

En cuanto a los ensayos realizados con tirzepatida, mostraron que el medicamento ayudó a las personas que tienen dificultades para perder kilos, a pesar de hacer dieta, a reducir su peso hasta en un 22,5% durante 72 semanas en las pruebas a las que fueron sometidas. En comparación, Ozempic® y Wegovy® , que comparten el mismo ingrediente activo, indujeron una pérdida de peso de hasta alrededor del 17% en los estudios. Pero a diferencia de estos otros dos fármacos, la tirzepatida además imita una segunda hormona, la GIP, que puede ayudar a mejorar la descomposición de azúcares y grasas.

Los tres medicamentos ya están aprobados en dosis más bajas para el tratamiento de la diabetes, pero ponerlos al servicio del combate de la obesidad puede cambiar radicalmente el tratamiento de esta enfermedad.

El nuevo fármaco para la obesidad surgió de los esfuerzos del laboratorio que lo desarrolló por promover la producción de insulina en el cuerpo, la hormona utilizada para controlar los niveles de azúcar en la sangre. La falta de insulina o la insulina insuficiente son características de la diabetes.

En 2014, Lilly introdujo un medicamento que ayudaba a las personas a liberar más insulina cuando comían. El fármaco, llamado Trulicity, hizo eso al imitar una hormona en el intestino llamada GLP-1 que movilizó naturalmente la liberación de insulina. Los científicos también encontraron que suprimía el apetito y hacía que las personas se sintieran llenas cuando comían.

Los pacientes con la forma más común de diabetes necesitaban inyectarse Trulicity una vez por semana, no todos los días como los medicamentos más antiguos. Y el medicamento no solo redujo significativamente los niveles de azúcar en la sangre, sino que también ayudó a los pacientes a perder algo de peso.

Luego, el fármaco experimental combinó una hormona intestinal GLP-1 sintetizada como la de Trulicity con un similar llamado GIP que, según la teoría de los científicos, podría producir aún más insulina y suprimir aún más el apetito. Según los ensayos, dos semanas después de comenzar a recibir el compuesto, los ratones gordos del laboratorio que recibieron el compuesto perdieron entre un 20% y un 25% de su peso.

Pero los efectos de las drogas en ratones, como la pérdida de peso, a menudo no se replican en los humanos. A pesar de las incógnitas, los científicos siguieron adelante y dieron luz verde al fármaco experimental para pruebas en humanos. “Fue el mayor grado de pérdida de peso que jamás había visto en un modelo de ratón con obesidad. Fue bastante convincente”, dijo Daniel Skovronsky, director científico y médico de Lilly al explicar su satisfacción con el desarrollo.

Los resultados del estudio en personas se hicieron eco de los hallazgos en ratones de laboratorio con sobrepeso. El candidato a fármaco, al que Lilly se refería entonces con el nombre químico tirzepatida y más tarde con el nombre comercial de Mounjaro®, no solo redujo drásticamente los niveles de azúcar en la sangre en las personas con diabetes, sino que también les ayudó a perder mucho más peso de lo que podían lograr los medicamentos dietéticos más antiguos.

Lilly hizo públicos los resultados de la fase 2 de tirzepatida en octubre de 2018 en una conferencia sobre diabetes en Berlín. Julio Rosenstock, un médico experto en diabetes, elogió la droga contra la diabetes. El especialista, asesor científico principal del operador del sitio de ensayos clínicos Velocity Clinical Research y profesor clínico de medicina en el Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas, dijo que había destacado Ozempic, la droga similar a la de Lilly, porque había sido la que contenía GLP-1 más potente hasta ese momento. “Pero la tirzepatida es realmente un King Kong”, se entusiasmó.

Los estudios de fase 3 comenzaron a fines de 2018. En mayo de 2022, la FDA aprobó Mounjaro para el tratamiento de la diabetes tipo 2. Lilly espera completar la solicitud para su uso en el tratamiento de la obesidad después de que los resultados de otro estudio estén disponibles a fines de abril, lo que podría conducir a la aprobación a fines de este año o principios de 2024, según reveló WSJ.

Lilly está estudiando el medicamento para usos adicionales, como el tratamiento de una enfermedad hepática, y está monitoreando si la pérdida de peso que induce tiene beneficios posteriores, incluida la salud del corazón.