VAMPIROS DE LA PANDEMIA

Editorial 31/10/2021 Por Editor
La Pandemia no ha terminado, sus efectos sobre todas las variables sociales, sanitarias y económicas tampoco y el gobierno que en un principio decidió prohibir por 180 días a las empresas de servicios públicos los cortes de luz, gas, agua, telefonía móvil y fija, internet y televisión por cable a los jubilados, beneficiarios de AUH, monotributistas y trabajadores en general que no perciban más de dos salarios mínimos, se ha quedado estático.
vampiros

El Estado se ha quedado sin arbitrar nuevas medidas que abarquen un abanico más grande de personas a las cuales proteger de la avidez de lucro por parte de empresas que en su mayoría son monopólicas.

En realidad, cualquier contrato que se hubiera hecho de cualquier tipo y especie debe ser -a partir de un hecho nuevo y reconocido como la emergencia sanitaria- regido por la “teoría de la imprevisión” y como tal, sujeto a revisión, en principio por las empresas o acreedores y si no aceptan morigerar el impacto de la imprevisión que ha resultado de la Pandemia, por el lugar donde se deben resolver problemas imposibles de convenir que es el Poder Judicial y que nosotros titulamos “la caldera del diablo” y de donde puede salir cualquier resultado, bueno, malo, quizás espantoso porque los jueces son humanos y el error humano es frecuente en las sentencias judiciales.

Como desde que el mundo es mundo, hay avivados, pululan éstos que buscan ávidos cuervos negros para tratar de fundir empresas y personas, a cualquiera que se le pueda succionar la sangre que mantiene sus cuerpos en funcionamiento, son los vampiros de la Pandemia, peores que los virus pero son más dañinos y aparte los virus habrían sido creados en China para la guerra biológica y a los cuervos el Estado les pagó sus estudios para que luego salgan a joder gente a diestra y siniestra.

El Estado, se sabe, es más que moroso, esto queda demostrado que mañana deberíamos tener las fronteras abiertas y todavía no se ha resuelto el pase libre e irrestricto de 300 personas de familias binacionales, si no se puede resolver algo tan simple, es fácil imaginarse que dictar medidas anti cuervos o anti avivados, es más que difícil, imposible, menos en las actuales circunstancias pre electorales, donde nada se decide “hasta después de las elecciones”.

El Poder Legislativo es una caja de pandora, donde un proyecto puede salir en pocas sesiones y en menos de un año convertirse en ley, o no salir nunca del estado de “proyecto”.

En síntesis, estamos sonados, librados a nuestras propias fuerzas y a merced de leyes dictadas para épocas normales y no para un estado de emergencia como el que todavía vivimos y cuya morigeración debía haber sido pensada por quienes nos gobiernan para evitar el abuso del derecho y la mala fe.

Se hace una vez más cierta la letra del tango “Cambalache siglo XX, problemático y febril, el que no llora no mama y el que no afana es un gil…”

Te puede interesar