955x100

INDIGENTES DE IDEAS

Editorial 13/10/2021 Por Editor
Nuestra percepción de que casi todo lo que pasa en Concordia es conocido por nosotros como un multimedio que agrupa a tres canales diferentes de público: el diario EL SOL en papel, la edición digital de EL SOL y el canal digital de TV Tele5, con amplia difusión principalmente en los populosos barrios de Concordia que no acceden a la TV paga y reciben un servicio de alta calidad sin pagar nada, pasó a la historia.

VACUNACON  955x100

SOLO SÉ QUE NO SÉ NADA

Si el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet,  venía a Concordia y convocaría a un acto simbólico en la ruta 4 y donde participaron una gran cantidad de funcionarios con sus correspondientes servicios de prensa y no teníamos la más mínima idea de esto es porque no somos considerados o, peor aún, hay una desconsideración tanto de los servicios de prensa de la propia gobernación, como de los que giran alrededor de los demás participantes del acto, que se acuerdan de nosotros cuando necesitan que se publique algo que les resulta imperioso, necesario e impostergable.

Antes, cuando quienes gobernaban manejaban otros códigos, a ningún gobernante se le ocurriría venir casi de incógnito a su ciudad para generar un acto de alto impacto político y social, como son las obras que pondrán en marcha y que generarán un relevante impacto socio económico en nuestra empobrecida economía local.

Venimos estudiando, viendo y comparando sistemas económicos que se han ensayado en otras partes del mundo para ver si podríamos aplicar alguna receta como las que emplearon los chinos para librarse de la indigencia de toda su población, leemos los informes de los premios que se otorgan en Estocolmo (Suecia) a tres economistas que recibirán el Nobel por su contribución al estudio del mercado laboral pero, cualquiera idea que pudiéramos avizorar como posible, navegará por los desiertos mares de la incomprensión.

Se podrá decir, y con razón, que no somos expertos en economía, que tampoco manejamos los estrictos códigos que establecen super derechos y que hábiles picapleitos y otros caga tintas se encargan de poner sobre el tapete para cobrar sus elevados porcentajes y succionarle el capital al patrón con la consecuencia de que matan al que produce y benefician a los cuervos que revolotean por cada empresa para llevarla a la quiebra y comer sus restos como carroñeros que son.

Podemos asegurar como Sócrates que “solo sé que no sé nada”, reconocida nuestra ignorancia, tratamos de vencer esas tinieblas con la luz del estudio, la comparación y el análisis con lo cual podremos, algún día, enriquecer nuestros conocimientos y acercarnos a un plan de desarrollo con el objetivo claro de vencer la indigencia de Concordia  aunque, desde ya, vemos un inexpugnable muro que se opondrá a que podamos llevar adelante ese plan futuro y hasta ahora desconocido.

Si quienes nos dirigen no nos reconocen, ni siquiera como periodistas, menos querrán escucharnos como desarrollistas y mejor ha sido ignorarnos que darnos cinco minutos de tiempo y está bien que así se haga y que el capitán de este barco que se llama CONCORDIA maneje el timón como mejor le parezca, que no escuche los gritos del vigía en el palo mayor, advirtiéndolo que va derecho a chocar, ni al contramaestre que le advierte que la tripulación está hambrienta, es su responsabilidad y la debe asumir.

Los indigentes carecen de lo indispensable para vivir, pero hay indigentes que carecen de ideas aunque les sobre paño para vivir y si quieren encerrarse en sus trece, ¿quiénes somos nosotros navegantes de nuestra reconocida ignorancia para obligarlos a escuchar?

Por último, estamos pobres de ideas, aunque sabemos que ser pobres es un escalón superior al de la indigencia y se dice con certeza que solo “los pobres salvarán a los pobres”, el indigente no piensa en otra cosa que satisfacer sus necesidades; nosotros, en ver cómo podemos contribuir a vencerlas, pero difícil tarea es cuando el capitán es sordo y no ve o no conoce las señales de los marineros, ni que es virar a estribor, babor o “achicar” que “nos vamos a pique” ¿?

Te puede interesar