¿ Que nos pasa ?

Editorial 19/01/2024 Por TABANO SC
Los argentinos estamos estupefactos por el rumbo que toma el gobierno nacional y su pretensión de gobernar por Decreto y sacar la Ley Omnibus en semanas, cuando una sola ley -para que sea considerada- tiene un trámite parlamentario de varios meses o años y debe sortear todas las comisiones para llegar a un dictamen y que se trate en el pleno de diputados y luego de senadores, o a la inversa.
arg

Evidentemente, la mayoría de la voluntad popular quería un gobierno “revolucionario” y castigar a los “socialistas”, “feministas” y “coimeros” entre otros calificativos del presidente a la “casta” parecen ser los artesanos, artistas, bibliotecarios y los demás colectivos sociales.

Tuvieron suerte, estamos inmersos ahora en un gobierno ultraderechista y que considera socialistas a la mayoría de los países europeos que están lejos de comulgar con Robert Owen y los franceses Henri de Saint Simón, Étienne Cabet y Charles Fourier y más cerca de Marx y Egel.

Que el presidente de un estado republicano como la Argentina diga “abajo el Estado” es insólito, choca contra el sentimiento del argentino promedio que pese a todos los azotes que recibe, tiene una alta autoestima que viene desde la Colonia y de las luchas por la emancipación de España .Nadie duda que el padre de la Patria, es el más admirado de los héros, José de San Martín y los contemporáneos como Perón, Alfonsín y Kirchner tendrían la misma sensación si vieran en lo que se ha convertido el gobierno nacional y pudieran escuchar el mensaje de Davos, con un final futbolero “Viva la libertad, Carajo”.

Dicho esto, debemos convenir con los votantes de LLA que lo que antecedió a Milei fue frustrante y que terminamos asfixiados por la burrocracia que encarajinaba todo y no dejaba trabajar y desarrollarse a casi nadie, salvo aquellos que siempre medran del Estado, con cualquier gobierno y que ahora se posicionan en inmejorables condiciones para comprar las empresas del Estado que dan ganancia y comprar las que dan pérdidas por monedas y desguazarlas. En esto, la familia del Ministro Caputo, sabe y lo dije antes, el padre Domingo Caputo fue el desguazador del Frigorífico CAP Yuquerí de Concordia.

Entonces no todo lo enviado en el DNU 70 y la Ley Omnnibus es malo, malísimo o espeluznante, hay algunas cosas rescatables porque verdaderamente sacan el pie de la cabeza de “los administrados” como llaman desde el sector público a los ciudadanos.

El Congreso deberá aprobar las partes potables y desechar las que pretender enajenar aquellas que dan ganancias como YPF, el Banco Nación y otras que realmente es inconcebible que se pretendan privatizar, porque en ellas reside el orgullo del ser argentino, la patria de Maradona, de Messi, del Papa Francisco, de Lamas, el canciller Premio Nobel y de tantos otros argentinos que hacen reconocernos como ciudadanos de un país maravilloso, aunque a veces, alguno “nos salgan fallados”.

Te puede interesar