CLAROSCUROS

Editorial 26/12/2021 Por Editor
Lo alarmante, escandaloso y desproporcionado es común para los concordienses acostumbrados a estar en el podio de la opulencia y la indigencia como también de lo mejor y lo peor.
IMG-20211226-WA0005

Este sábado navideño ubicamos en otro de los podios, el de las más altas temperaturas de todo el país, con 37 grados, alcanzado a las 17 de ayer, superado por Santiago del Estero con solamente dos grados más a esa hora.

Mientras tanto, para hoy se pronostica solamente dos grados menos, estaríamos en 35, pero la semana va a ser verdaderamente sofocante, el lunes pasaremos a 37 y el martes y miércoles se pronostican 38 grados para reducir un grado el jueves a 36 y otro el viernes a 35 grados, pero sin lluvias.

Los fruticultores del pequeño cordón agrícola de Concordia que apostaron a la plantación sin riego artificial ya saben que tendrán perdida su cosecha, chau a las sandías y melones que se llevaban de aquí al Mercado Central de Buenos Aires.

El arándano terminó su cosecha y se mantienen las plantas mediante riego artificial. Seguramente llegará alguna ayuda económica de CAFESG o de algún organismo provincial que ayude a sobreponer las pérdidas totales de los que apostaron a seguir trabajando en “La Niña.”

En estos contrastes, la diferencia de Concordia con los demás lugares calcinados por las altas temperaturas es que acá disponemos del río Uruguay, el lago de Salto Grande y numerosos arroyos con agua suficiente para mitigar los efectos de la ola de calor, por otro lado, siendo actividades al aire libre, están todavía exentas de control sanitario y hasta ahora se puede concurrir sin mayores dificultades a bañarse y disfrutar del verano a la vera del agua.

Seguramente, estas actividades se restringirán en breve, cuando la otra ola, la del Covid 19, vuelva a instalarse por estos lares, ya es preocupante la cantidad de casos de Salto y lo que ocurre en CABA donde estamos aún más relacionados y en estas fiestas viajan centenares de personas a visitar a sus familiares y amigos de Concordia y es ineludible que vuelva a propagarse el virus por aquí.

Lo que se propaga ahora mismo y con inusitada frecuencia son los incendios que tienen rodeado a Concordia y cansados a los cuerpos de bomberos locales, que deben pedir colaboración todos los días a los demás cuerpos de la región.

Este fin de semana fueron varios los focos ígneos, los más importantes en el INTA donde se quemaron centenares de hectáreas y el otro en el desarmadero de ruta 4, aunque al cierre de nuestra edición había un foco importante en Osvaldo Magnasco que avanzaba destruyendo todo a su paso y donde también acudían dotaciones de ciudades vecinas para ayudar, el tema es que, con estas temperaturas y faltas de lluvias, los próximos días tendremos más incendios y una menguada capacidad de respuesta por agotamiento de materiales y físico de los componentes de voluntarios y zapadores locales.

Y, ¿cuáles son las buenas noticias? Que estamos en una alta proporción vacunados, que el sistema de salud se ha afianzado y conoce mucho más del Covid y que se ampliaron las instalaciones sanitarias para atender más casos graves con mayores posibilidades de sobrevida, además de los adelantos de los laboratorios que siguen investigando y lanzando productos para combatir el virus por un lado, por el otro, que por suerte, los cuerpos de bomberos cercanos todavía tienen capacidad para ayudarnos a superar el trance en que se encuentra Concordia con el círculo de fuego que se abate sobre la periferia, lo que no es poco. 

Te puede interesar