955x100

EL MODELO “CONCORDIA”

Editorial 12/10/2021 Por Editor
La búsqueda de modelos económicos que puedan utilizarse para terminar con la indigencia en Concordia y reducir la pobreza no encuentran recetas que puedan ser útiles para nuestra realidad.

VACUNACON  955x100

CHINA - CONCORDIA

A fines de 2020, en plena pandemia, China anunció la erradicación de la indigencia. Esto no fue solo producto del impresionante crecimiento económico de ese país, sino también de la movilización de más de diez millones de militantes hacia las áreas rurales más empobrecidas del oeste del gigante asiático. Equipos de funcionarios, docentes, empresarios, estudiantes, médicos y asistentes sociales se instalaron entre uno y tres años en poblaciones rurales para acompañar el profundo proceso de cambio económico.

Un movimiento demasiado revolucionario para ser empleado aquí, pensemos el ingreso de centenares de personas -altamente calificadas- que llegaran a Concordia para desarrollar un proceso de cambio económico. ¿Qué cambios habría que hacer para desarrollar la economía y multiplicar las fuentes laborales? Con la actual estructura de producción es imposible que se pueda motorizar un proceso de este tipo, de hecho, las empresas que subsisten, lo hacen a duras penas y con una espada de Damocles sobre sus cabezas, muy diferente a la economía China, que ha unido el socialismo al capitalismo para pasar a ser la segunda potencia del mundo.

Aquí no vendrá nadie a producir con el actual modelo capitalista de acumulación de la riqueza para generar, con esos recursos, emprendimientos que creen nuevas fuentes laborales. Es que, entiéndase bien, las empresas no cuentan ya con los márgenes que les permitan obtener ganancias extraordinarias y sus plus gananciales apenas alcanzan para mantenerlas a flote con las dificultades de estar sometidas a legislaciones anti empresarias ya que, para congraciarnos con la clase trabajadora, hemos ido sumando leyes que terminaron por ahogar a las empresas y condenamos a la indigencia a quienes deberían estar trabajando pero no encuentran dónde.

La solución podría ser de conversión al modelo chino pero, seguramente, pasar de una economía capitalista a un mixto socialista-capitalista no estará bien visto por los beneficiarios del actual estado de cosas y quienes se llevan un porcentaje del salario del trabajador ni locos abogarían por compartir ganancias pues, así como estamos, tienen la tetita bien amarrada para succionar mensualmente sus “contribuciones”.

Por otro lado, no hay una solución “Concordia”, por ser la ciudad más pobre del país, no tiene una legislación especial que le permita cambiar el paradigma del capital-trabajo, sindicatos, obras sociales, impuestos, etc. y en ese marco ni si convocáramos a los tres premios nobel de Economía, que llegaron a ese premio por sus contribuciones sobre el trabajo, encontraríamos una receta válida para despegarnos de la indigencia y la pobreza dentro del actual marco capitalista por lo cual, vamos a estar condenados a seguir sufriendo los efectos de ellos y viendo como resultan exitosos otros que aquí no pueden aplicarse, al menos por ahora.

Te puede interesar