Gob er ola de cuidados

UN DINO QUE ACARICIA EL ALMA

Editorial 03/09/2021 Por Editor
Los homenajes merecidos hay que hacerlos en vida por esta simple razón vengo a dar mi humilde opinión que Carola eligió muy bien considerar Ciudadano Destacado de nuestra Concordia, a un médico de los quilates del Dr. Antoniutti.
ANTONIUTTI

Antoniutti, quien no solo es un reconocido profesional de las ciencias de la salud sino que, como ella misma lo dice, sufrió los avatares de estar infectado por el Covid, pasando por todas las etapas de la enfermedad, hasta estar intubado en una cama de terapia intensiva y logró sobrevivir.

Esta sobrevida de DINO, no solo prolonga el soplo de vida que Dios le dio sino que cuando la pone a disposición de los demás para curarlos y ayudarlos se convierte en el símbolo del buen médico. 

Seguí algún video cuando Dino estaba empezando a tratar de caminar al lado de la cama de UTI en un sanatorio de Buenos Aires y contaba lo que estaba haciendo y cómo se sentía. Era conmovedor verlo y traía también una esperanza para los que tenían parientes infectados por el virus, de los cuales muchos sobrevivieron.

La vida del médico es servicio y como toda profesional cuando alguien abandona su juramento para lucrar deja de ser un servicio y se convierte en un negocio como cualquier otro.

De hecho, no vengo a proponer desde mi columna que los médicos atiendan gratis o que no cobren sus consultas, al contrario, se que dependen de ello no solo para vivir, sino para capacitarse, adquirir equipamiento y brindar mejores servicios.

Pero tengo una admiración especial para el médico que atiende sin importar hora, ni mutual, ni si podes pagar o no porque eso si que es un servicio desinteresado que, claro, no todos los profesionales de la salud, se pueden dar el “lujo” de hacerlo porque las necesidades de simplemente vivir requieren dinero y la forma de obtenerlo de un profesional es cobrando sus consultas.

Otros, optan por brindar un servicio que es “casi gratis” en los hospitales públicos y cumplen así con su responsabilidad social para con el Estado que los formó y la comunidad en la que viven. Atienden por poco y nada en el hospital y cobran en sus consultorios particulares, lo que es correcto.

Hay otras condiciones fuera del vil metal, que seguramente Carola observó en DINO y que es el afecto. Hay médicos que curan con remedios y otros le agregan ese plus que también cura que es tratar con amabilidad, con afecto, con esa palmada que reconforta y sintiendo al profesional como un amigo que vela por nosotros, cuando se tiene esa condición, se cura más con menos y se logra recuperar al enfermo tratando su cuerpo, pero también acariciándole el alma, gracias y felicitaciones.

Te puede interesar