Editorial: El personaje se comió al Presidente Milei

Editorial 07/02/2024 Por TABANO SC
El editorialista considera que los calificativos del Presidente hacia los diputados ha roto el frágil cristal de la razonabilidad. Estima el punto 9. de la clasificación del psiquiatra Jung aplica al primer mandatario que ha trastocado hasta la calificación de Montesquieu ,en su "división de poderes",
Milei-monarca
Según Montesquieu, el ejecutivo se ejerce por un monarca y el legislativo por aristócratas y nobles.

El personaje se comió al Presidente

Javier Milei creo un personaje mitad político y mitad farandulero, la idea pegó en la gente cansada de los acartonados arquetipos de los políticos tradicionales y lo ayudó a conectar emocionalmente con los electores, especialmente con los más jóvenes, que se encantaron con la irreverencia del “peluca”, el ataque a la “casta política” y sus desaforados “viva la libertad, carajo “, registró una marca con desenfado y el deseo casi siempre renovado del cambio, operó la magia de que más de la mitad del electorado argentino lo eligiera como presidente de la Nación.

El actor, cualquiera sea, cuando termina su función, vuelve a la vida real y deja de representar al personaje, es un hombre normal y corriente y el político, que adopta poses actorales, debe usar el histrionismo, cuando sea necesario y en pequeñas dosis, si exagera, puede estar siendo engullido por el personaje.

En este caso del fracaso de la Ley Omnibus los calificativos del presidente hacia quienes lo iban a ayudar a sacarla adelante hacen creer que el personaje “peluca” se ha comido al Señor Presidente de la Nación Argentina.

Era impensable que un presidente en ejercicio de la primera magistratura del país se dirigiera a quienes representan la voluntad popular del pueblo argentino: los diputados de la nación con los epítetos de “delincuentes" y dijo que, al ver que "empezaron a descuartizar" la ley, fue él quien dio "la orden de levantar el proyecto". Antes había compartido una lista con los nombres y fotos de los legisladores que decidieron no acompañar su iniciativa desreguladora y privatizadora, acusándolos de “traidores” y “extorsionadores”. De los diputados entrerrianos, la consternación del diputado Morchio que se publica en la página 5., del diario en papel y se reproduce en la edición digital, refleja el sentimiento de una persona normal ante tan injustificado y furibundo ataque.

En la calificación del famoso psicólogo Carl Gustav Jung sobre los 12 arquetipos del marketing político que influyen en la construcción de la personalidad de marca política, no cabe duda alguna que la única que se ajusta a nuestro presidente es la 9.- “El Bufón: Divierte y cuestiona la autoridad.”

Milei ,con su personaje, divierte al pueblo y cuestiona la autoridad que emana del mismo que eligió a los diputados para elaborar y aprobar las leyes, representando a la ciudadanía en el Palacio de las Leyes.

Con su furibundo ataque, ha hecho añicos el cristal de la división de poderes y será tarea difícil unir los trozos, quedarán por siempre fragmentados y el pegado nunca volverá al original y existirá la desconfianza en que, lo roto, roto está, aunque se pegue con…la gotita.

La clásica definición de la división de poderes de Montesquieu, dividía, el ejecutivo, en un monarca, el legislativo en dos cámaras -aristocracia- y -nobleza- y el judicial no relacionado con ninguno de los anteriores, debe aplicar la ley, quedaría definida por Milei, en él -como monarca- y el legislativo en una asociación ilícita de “delincuentes” “coimeros”,etc,etc, Un dislate propio de Banana Republic.

Te puede interesar