La Argentina se encarece para los uruguayos por la inflación.

Concordia 21/01/2024 Por TABANO SC
Hasta ahora, solían venir seguido para abastecerse de medicamentos, algunos alimentos, ropa, productos de higiene personal y para comer afuera, casi sin mirar los precios del menú, ahora todo cambio en pocos días.
uruguayos
Se terminan las largas colas en el Centro de Fronteras.

Argentina encarecida

Para el economista Guido Agostinelli, “Argentina se está encareciendo en dólares porque tuvimos una devaluación del tipo de cambio en 118 por ciento, en términos oficiales. Eso ‘te hizo más barato’ (para el mundo). Pero en diciembre tuvimos un 25,5 de inflación con un tipo de cambio que se está modificando a un ritmo mucho menor. Entonces, si no se produce una nueva devaluación, nos vamos a ir a un encarecimiento en dólares”. Otro ejemplo que sirve como referencia, según Agostinelli, autor de Falacias libertarias. Cómo evitar la estafa de moda (Ed. Ciccus), son los alquileres: “Siempre se rigieron por el tipo de cambio paralelo. Cuando vas a comprar una propiedad, los precios están en dólares. Y los alquileres medidos en dólares aumentaron considerablemente porque subieron producto de la inflación, mientras el tipo de cambio paralelo sufrió pocas modificaciones. Hace dos meses el dólar estaba alrededor de mil, ahora, alrededor de 1200, mientras, tuvimos en ese mismo periodo una inflación fenomenal”.

Otra referencia para estas comparaciones son los ingresos. En términos muy generales, quienes exportaban sus servicios --que son nichos de población muy puntuales, como por ejemplo, un informático que trabaja para una empresa extranjera y cobra un salario en dólares, muchas veces a través del mercado negro-- con la devaluación se ven beneficiados. Pero en la medida en que la inflación sea mayor que la devaluación, pierden. Y los más perjudicados son por supuesto quienes están ligados al mercado interno (los asalariados, los jubilados, etc) ya que están absorbiendo brutalmente la devaluación.

Este paulatino encarecimiento impacta en distintas dimensiones de la economía. Pero “ser caros (o baratos) para el mundo” no es la única variable que pone en el balance el empresariado internacional que podría invertir en Argentina. Hay CEOS de empresas trasnacionales que en este mismo momento, incluso aunque calculen que a la larga las disparadas del dólar se traducen en mano de obra local apetitosa, ya hablan de mudar sus filiales argentinas, ante el desconcierto que genera la fuerza que gobierna, cuya más reciente expresión son “los disparates que dijo Milei en Davos”. Una de ellas es la empresa de informática en la que Diego Mess (45) se desempeña como director de finanzas.

Depende del bien con que se mida: LOS COMBUSTIBLES.

cargar nafta

Otro punto de referencia para pensar si la Argentina está cara en dólares puede ser el precio de la nafta. El precio medio del combustible en todo el mundo en este momento es de 1.29 dólar por litro. Como regla general, los países más ricos tienden a tener precios más altos, mientras que los más pobres y los que producen y exportan petróleo tienen precios más bajos. Una excepción a esto es EE.UU., un país rico con bajos precios de la nafta. Estas diferencias se deben a la variación de impuestos y subsidios. El litro de nafta hoy equivale a un dólar (oficial) en Argentina y en Estados Unidos, casi 90 centavos de dólar. Argentina es un país productor, por lo cual la lógica sería que su precio fuera más barato que los niveles internacionales.

El problema es que los salarios, obviamente en pesos, son extremadamente baratos. Para uruguayos como Juan, que hasta no hace tantos meses solían cruzar de Salto a Concordia en el día para hacer grandes compras de supermercados y para cargar combustible, esos traslados ya no valen la pena. “Es que antes de la devaluación la relación del precio de la nafta era 4 a 1. Ahora es de 2,5 a uno… no hace la diferencia. A no ser que estés muy desesperado” y con el descuento en Salto, prácticamente estamos a la par.

También hay muchos otros bienes, sobre todo de consumo, que estaban algo caros en dólares incluso antes de la última devaluación. El universo de la industria textil: vestimenta, calzado, por ejemplo. “Ese tipo de cosas uno podría decir que estaban un poco caras (en dólares) incluso antes de la devaluación. Ahora están ridículamente caras. Luego, todo lo que tiene que ver con electrodomésticos, línea blanca, electrónica, más o menos están alineados con los precios internacionales, incluso ahora después de la devaluación”, explica.

De estos cambios también pueden dar cuenta Etvian, el arquitecto montevideano de 49 años, que además de sus escapadas de compras viaja muy seguido a Buenos Aires y a Mendoza por temas familiares y por placer. Del 1 a 14 de enero estuvo de vacaciones acá y se asombró de hasta qué punto la capacidad de compra de sus dólares disminuyó en relación a su última visita en julio de 2023. Se le hizo evidente en sus compras cotidianas que la inflación fue mayor que la devaluación del peso argentino. Según él, la relación entre una y otra moneda ya no es tan conveniente como lo supo ser para los uruguayos.

images

Hasta ahora, solían venir seguido para abastecerse de medicamentos, algunos alimentos, ropa, productos de higiene personal y para comer afuera, casi sin mirar los precios del menú. “Comprábamos en el supermercado café y edulcorante. Y sobre todo productos que allá no están en la lista de lo que podemos consumir habitualmente”. Alimentos que en Uruguay, asegura, no son bienes a los que accede cualquiera: aceite de oliva, nueces, almendras y ciertos remedios. “Ahora lo que notamos es que, en esos rubros, Argentina es apenas un tanto más barata, pero nada más. La plata te sigue rindiendo un poco más que en Salto, pero no es como era antes. Nosotros vamos a seguir viniendo porque tenemos familia, pero con un poco más de cuidado”. Pero puede prever que la afluencia de turismo de compras y turismo en general va a bajar.

 

Te puede interesar