Estimado amigo:

Editorial 30/12/2023 Por TABANO SC
Si lees esta columna estableces con quien la escribe un vínculo que interpreto desde aquí es un nexo que me lleva a contarte lo que veo desde mi humilde visión de viajero de la vida, sin pretender que mi texto cambie tu forma de pensar y de transitar tu soplo de vida. Es, entonces, una opinión y así debes tomarla.
crist niez

Hay, en la definición de José, personas mediocres y otras de ideales preclaros guiados por una luz que les marca el camino, esa luz no se ve, es interior y generadora de acciones audaces y destinadas a revolucionar lo que tienen entre sus manos y en sus mentes.

Ejemplos de esos, hay a montones, y no necesitamos referirnos al Dalai Lama, ni al Papa Francisco, ni a otros líderes como Bill Gates o Elon Musk, en Argentina, Enrique Piñeyro que es ítalo-argentino, es un ejemplo de personas luminosas. Enrique es médico aeronáutico, activista, filántropo,  piloto de transporte de línea aérea, comandante de LAPA (Líneas Aéreas Privadas Argentinas) e investigador de accidentes aéreos. Dirigió los filmes Whisky Romeo Zulú (2004), Fuerza Aérea Sociedad Anónima (2006), Bye Bye Life (2008) y El Rati Horror Show, y en su propio avión hace osadas maniobras de rescate de personas en zonas en guerra como Ucrania, África y la Franja de Gaza, no alcanzaría esta columna para destacar los valores humanos que guía la luz interior de Enrique. 

Del otro lado, están los mediocres, que han crecido como hongos en el cambio de gobierno, poniéndolos en cargos en el que tienen algún grado de poder y como no saben usarlo, ni tienen adoctrinamiento político, son -como a ellos les gusta llamarse- los “anticasta”, aunque hay varios que parecieran surgir de ese sector acomodado de la sociedad y que por no sufrir nunca los avatares de las necesidades que transitan los pobres y los desposeídos, se erigen en verdugos.

Los he visto, en ese papel de extrema hijaputez, acusar injustamente a las cocineras de merenderos que dan de comer a gurisitos humildes y a quienes verdaderamente no tienen cómo alimentarse, de quedarse con alimentos, lo que justificaría que en lugar de pollo, les manden “carcazas” y que digan que “creían que tenían carne”, tal creencia proviene de que jamás vieron cómo son las “carcazas” de pollo.

Me dicen, al cierre de esta columna, que de la CODESAL están echando gente a través de llamados telefónicos, un hecho inédito, nunca el Organismo echó a ninguna persona, en sus cuatro o cinco presidencias anteriores a ésta y lo hacen en vísperas del año nuevo. 

No sobra nadie allí, les falta gente para impulsar realmente el Polo de Desarrollo Turístico Salto Grande y no pueden convertir el Organismo en un corso a contramano, ni en una comparsa. 

Tal vez, no sea tarde y vuelva la reflexión -no puedo decir Cristiana- porque como dice el refrán “comen Santos y cagan Diablos”, como el de las “carcazas” pero siempre hay un soplo de esperanza en que sean humanos y se comporten como tales y no como HDP.

Te puede interesar