UN PEDO EN EL ESPACIO

Editorial 30 de mayo de 2021 Por Editor
O.B. -que no es tampón- dedica mucho tiempo de su vida en ocuparse de la mía e imagina cosas que solo ocurren en su cabeza, mezcla una pizca de verdad con una sarta de inventos, con el único propósito de injuriarme, tal vez, para que reaccione y diga lo que en la intimidad pienso de él.
medalla

Entiendo que ocupar su escaso tiempo, que es vital para una persona tan valiosa para la comunidad y con una vida dedicada a la oración y a Dios, que siga mis pasos y verifique si camino derecho, torcido o soy rengo, debería ser gratificante porque enaltece a quien se siente observado por tan excelsa e impoluta personalidad del periodismo y los medios de comunicación.

No es poca cosa que el director de un establecimiento donde enseñan periodismo deposite su mirada y su pluma en mi imperfecta personalidad. Percibo que debe haber algo más que los celos profesionales de quienes competimos por lectores que quieren saber lo que ocurre y leer opiniones de distintos puntos de vista, de derecha a izquierda.

Que yo opine que es necesario un cementerio, puede no ser conveniente a  la curia que es propietaria de uno, pero O.B. no pertenece a ella y estoy absolutamente convencido de que el obispo tocayo tiene una visión más humanista de la vida y del respeto que debe tenerse a todos, especialmente a los pecadores, porque los impolutos ya tienen ganado el cielo y no necesitan de nadie para que Dios los tenga como su discípulo; tantas aberraciones se han cometido en nombre de la Santa Religión que uno de sus miembros se suba al púlpito y pontifique sobre mi vida y obra es la nada misma: un pedo en el espacio.

Yendo a otra arista de la persecuta: la política. O.B. está ligado a la derecha recalcitrante que tuvo en una persona conocida en el ambiento como “Dumbo”, a su mentor para llegar a ser intendente municipal de nuestra Concordia.

Juntos, elucubraron una serie de acciones para perjudicarme, algo lograron hacer con gente de su partido, pero a pesar del poder que manejaron no lograron tumbarme.

Supongo ahora que ambos rezarán para que me pesque el bicho y me muera asfixiado en la guardia del hospital colmado de gente, cosa posible. Pienso resistir para no darles el gusto porque estas personas que se persignan a cada rato para espantar a Lucifer, en realidad, “comen santos y cagan diablos”, como dice el refrán.

Ello no quiere decir que O.B. sea un simple “escriba del templo”, como se describía a quienes interpretaban la ley, ampliamente respetados por la comunidad debido a sus conocimientos, dedicación y su apariencia externa de guardar la ley. 

Sin embargo, los “escribas” iban más allá de la interpretación de las escrituras, y añadieron muchas tradiciones humanas a lo que Dios había dicho. Ellos se convirtieron en profesionales en explicar la letra de la ley, ignorando el espíritu detrás de ella. Las cosas empeoraron tanto, que las regulaciones y las tradiciones que los escribas añadieron a la ley, se consideraron más importantes que la propia ley. 

Esto dio lugar a muchos enfrentamientos entre Jesús, los fariseos y los escribas. Al inicio del sermón del monte, Jesús conmovió a su audiencia declarando que la justicia de los escribas no era suficiente para hacer que alguien llegara al Cielo (Mateo 5:20). Así que una gran parte del sermón de Jesús trató con lo que le habían enseñado al pueblo (por los escribas) y lo que Dios realmente quería (Mateo 5:21-48). Hacia el final del ministerio de Jesús, Él condenó totalmente a los escribas por su hipocresía (Mateo 23:22). Ellos conocían la ley, la enseñaron a los demás, pero no la obedecieron.

Como vengo diciendo, O.B. no es solo “escriba”, también es catedrático y empresario de medios de comunicación, además de católico practicante y cuando transmite falsedades no escribe con la verdad sino con malicia, dictada por el coludo y no por Dios. ¡Vade retro Satanás! 


 

Te puede interesar