In justicia

Editorial 05/12/2023 Por TABANO SC
El mundo está en guerra. Hombres, mujeres y niños mueren a cada minuto sin portar un fúsil, ni estar en el teatro de operaciones, son víctimas inocentes de hombres mediocres que se creen Dios para lanzar bombas a diestra y siniestra sin importar a quienes hieren o matan.
tribunales

Nosotros, alejados geográficamente de esta carnicería humana, sufrimos otro tipo de in justicias en nombre de ésta, que no mata pero hiere profundamente a quienes nos creemos, sinceramente, justos.

Esta es una historia antigua, fue señalada más de una vez en esta columna de opinión, si un hombre que curaba heridas y almas, hacía resucitar a los muertos como Lázaro y era hijo de Dios,  fue vilipendiado, traicionado y crucificado. ¿ Qué podríamos esperar nosotros, simples pecadores ?.

2023 años, no alcanzan -parece- para cambiar las cosas en este mundo y no alcanzarán 2023 más para lograr justicia, antes seremos polvo y nadie se acordará de este momento, no es importante y no trascenderá más allá de que hoy sea la noticia del día.

Hago honor a mi profesión y te aviso, estimado lector, que no seré el último condenado inocente y no alcanza con advertirte que vos o alguien de tu familia puede ser conducido al matadero en nombre de la in justicia.

Mientras tanto, debo indicarte cómo se armó el teatro de la condena por el cual quieren enviarme a la cárcel por nueve años. No consideraron absolutamente ninguna posición de mi abogado, era igual que hubiera ido sin defensa. No consideraron ninguna de las pruebas. En los testimonios escribieron los que declaraban en contra pero ninguno a favor, de los cuales hubo muchos.

Tergiversaron los hechos, pretendieron confundir un organismo con otro y mintieron desvergonzadamente.

No consideraron que de mi propio peculio construí la Comisaría Turística 9ª., los baños móviles con aire acondicionado, el Centro Médico del Lago, cuatro cabañas, las cantinas móviles y hasta una oficina de dos plantas que doné a la Provincia de Entre Ríos, entre varios bienes más.

Tampoco, que durante cinco años, pagué los contratos de la gente que trabajaba y que nunca me devolvieron el dinero, trastocaron esos hechos para decir que “les pagaba la provincia” y me enrostraron que los ocupaba para tareas ajenas, todo verso, bien armado y empaquetado.

Más que inocente soy acreedor y quien tuvo la valentía de exponerlo fue el Senador Kueider que no es mi amigo, diciendo la verdad que se llevaron todas las carpetas de ingresos y egresos, los contratos y las registradoras, luego devolvieron los contratos a mi pedido para presentarlos en el juicio penal pero el recibo que me dieron y las declaraciones del Senador no fueron oídas.

Tampoco la del fiscal de Estado, al contrario, lo acusaron de ser un eslabón de la cadena de corrupción. No solo que no he robado un centavo, he puesto dinero y esfuerzo lo que está a la vista, esto de ayer es producto de la in justicia y seguiré empeñado en lograrlo escalando hasta La Haya hasta que haya aunque en ese tránsito, se me vaya la vida.

Te puede interesar