Massa cerró la campaña en una escuela porteña y le habló a los jóvenes: “La mayor utopía es defender la igualdad de oportunidades”

Política 17/11/2023 Por Editor
El candidato de Unión por la Patria dio su último discurso en un colegio de Buenos Aires. Qué dijo.
MASSA 1

“Si me faltaba combustible y energía para llegar al domingo, ustedes me lo dieron. Gracias, de corazón”. Sergio Massa cerró la campaña en el patio interno del Colegio Pellegrini, en el centro de la Ciudad de Buenos Aires, frente a cientos de jóvenes que lo rodearon para escuchar el último mensaje de campaña. El candidato de Unión por la Patria (UP), de impecable traje, se paró en el centro, y después de tomar dos mates que le convidaron, inició el discurso de clausura a un extenso proceso electoral.

Minutos después de las 16, el ministro de Economía se bajó de la camioneta que lo suele trasladar e ingresó por una puerta lateral al colegio. Adentro lo esperaba el ministro de Educación, Jaime Perczyk, y el legislador porteño Juan Manuel Valdés. Los estudiantes estaban atravesados por la ansiedad, a la espera del único candidato presidencial del balotaje que defiende la continuidad de la educación gratuita.

El bullicio se terminó cuando Massa agarró el micrófono y, después de varios saludos, se decidió a hablar. En ese instante de silencio un grupo de personas se asomó por la ventana de un edificio contiguo y empezó a gritar. “Vamos Sergio”, exclamó con fuerza un hombre calvo que tenía medio cuerpo afuera.

Cuando el tigrense alzó la vista, una mujer le mostró un cartel que decía: “Un gran remedio para un gran mal”. De un lado del afiche estaba la cara de Massa, del otro la de Javier Milei. Los gritos volvieron a copar el patio.

“Que este sea nuestro cierre de campaña representa el país que queremos. Vengo a decirles que vamos a defender y mejorar la educación pública, inclusiva y gratuita”, aseguró el candidato peronista. En ese instante se desató la primera ovación de la tarde que le dio vida al grito de guerra que tiene la militancia oficialista: “El domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar”.

Massa estaba relajado, en un ambiente extremadamente distinto al que tuvo en su disertación en el Consejo de Inversiones para el Comercio y la Producción (Cicyp), minutos antes de zambullirse en una marea de chicos que le pidieron ganar la elección del domingo y defender la educación pública como un valor fundamental de su eventual gestión. El ministro se reía frente a la ocurrencia de algunos alumnos que lo miraban con atención. Fue un cierre atípico, sin dirigencia política, sin gremios ni banderas.

“No hay mayor libertad que ustedes puedan elegir donde estudian y no tengan que andar mandando un voucher o un cheque para ver si pueden estudiar”, explicó, en clara alusión a la propuesta de Milei, a quien no nombró en toda la tarde. Buscó dar un discurso limpio de cuestionamientos al candidato de La Libertad Avanza (LLA) y evitar la confrontación.

Quiso que su último mensaje sea para el público más joven del padrón electoral, un sector mayoritariamente cautivado por Milei y la revolución libertaria que se instaló intempestivamente en el proceso electoral, logrando llegar a la segunda vuelta. “Les pido que a los que tengan cerca les expliquen los daños de las otras propuestas y traten de convencerlos. Sin faltarles el respeto. Les pido que me ayuden. El voto joven es súper importante en términos de participación electoral y de definición del proceso electoral”, sostuvo.

“La mayor utopía es defender la igualdad de oportunidades”, les dijo Massa a los jóvenes que lo escucharon durante 40 minutos. Después de contarles que su padre empezó como albañil y terminó abriendo una empresa de construcción, expresó: “Construir un país con igualdad de oportunidades es pensar que el hijo de un albañil tenga la misma oportunidad que cualquier otro de ser presidente”.

Luego, agregó: “Es muy importante que ese diálogo, con violencia y descalificación, con falta de respeto, nosotros aprendamos a ponerle la otra mejilla”. La intención fue dar un mensaje de unidad en la sociedad.

MASSA 2

Massa se refirió a su contrincante sin nombrarlo. “Parte de la decadencia de la Argentina tiene que ver con esa idea de destruir al otro, llevárselo por delante y faltarle el respeto. Una sociedad, para construirse con valores, tiene que respetar reglas. La regla más importante es el respeto por el otro. Si los demás no lo quieren ejercer, nosotros tenemos que ser la expresión de la mayoría argentina”, indicó.

En el medio de su discurso una persona empezó a insultarlo desde un edificio cercano. Los chicos reaccionaron. Massa trató de seguir adelante dos veces sin darle entidad. Cuando por tercera vez el hombre lo insultó y los chicos reaccionaron, contestó con un mensaje al aire: “No se peleen con nadie. Nosotros estamos poniendo la cara. Algunos eligen el anonimato. A la destrucción, más amor. No van a lograr apagar los sueños que ustedes tienen de vivir en una sociedad más justa”.

En el cierre de su discurso el candidato de UP le pidió a los jóvenes que “no pierdan la convicción sea cuál sea el resultado del domingo”. Además, les advirtió que si gana el balotaje, “toda la energía que ustedes tienen la pongamos en transformar definitivamente la Argentina”.

Si llega al gobierno nacional, les pidió “que sean sensores” y le marquen las promesas incumplidas. “Les pido que cuando vean algo bien, me lo señalen. Y cuando vean que no cumplo con algo de lo que dijimos, me lo griten y me lo hagan saber. Porque el desafío más grande que tenemos es que ante tanta antipolítica los argentinos volvamos a creer”, sostuvo.

Durante la jornada, Massa recibió el apoyo del legislador Juan Manuel Valdés, quien estuvo presente en el cierre y le dedicó un mensaje de agradecimiento y aliento de cara al balotaje: “Gracias por poner el cuerpo en uno de los momentos más difíciles de la Argentina. Tenés el conocimiento, la inteligencia y la capacidad necesaria para transformar a nuestra querida Argentina. Este domingo estamos con vos”, señaló.

En el Pellegrini, después de la última palabra pronunciada en los parlantes, se empezó a escuchar el jingle más famoso de la campaña: “Preparame la boleta, pa’ votar a Sergio, que la damos vuelta”. Los chicos estallaron en un grito unificado. Primero le regalaron un tigre de peluche a Massa y luego empezaron a saltar. Le dieron vida a un pogo peronista y juvenil en el que quedó envuelto el ministro de Economía. Estaba sonriente. La campaña llegó a su fin.

Te puede interesar