Ucrania recoge cadáveres de soldados rusos abandonados en la “carretera de la muerte” tras retomar pueblos en el sureste

En medio de la maleza de los territorios liberados, grupos de militares emprendieron una tarea demorada durante meses hasta que la línea del frente se desplazó lo suficiente: “Buscamos con los ojos. Y usando el olfato”.

Internacionales 12/09/2023 Editor Editor
ucrania rusia 1

Ataviados con máscaras, los soldados ucranianos clavan palos en la maleza a lo largo de una carretera rural desierta, en busca de cadáveres de soldados rusos que esperaban intercambiar por sus propios camaradas, vivos y muertos.

La llamaban la “carretera de la muerte” por el número de soldados rusos que murieron allí cuando las fuerzas ucranianas retomaron la aldea de Blahodatne, en el sureste del país, al comienzo de su contraofensiva en junio.

Tres meses después, la línea del frente se había desplazado hacia el sur y por fin era lo suficientemente segura para que el equipo de tres soldados ucranianos iniciara su operación en esta parte liberada de la región de Donetsk.

“Vamos a buscar por el camino del bosque”, dijo Volodymyr, un marine de 50 años, mientras el fuego de artillería retumbaba en la distancia. “Buscar con los ojos. Y usando el olfato”.

La ruta estaba salpicada de vehículos destripados y edificios destrozados. En un momento dado, utilizaron una cuerda para tirar de un cuerpo y asegurarse de que no había sido una trampa explosiva colocada por las fuerzas rusas en retirada.

“Esto es lo que hacemos. Recogemos sus cuerpos. Organizamos intercambios para nuestros prisioneros que están vivos. Y por cuerpos. Nuestros chicos”, dijo Vasylii, un voluntario de 53 años. “Para que una madre pueda ir a visitar el cementerio”.

Rusia y Ucrania han realizado intercambios regulares de prisioneros de guerra, así como de cuerpos de soldados muertos, desde que el Kremlin lanzó su invasión a gran escala en febrero de 2022.

El grupo recuperó nueve cuerpos en su búsqueda de un día el viernes. Cada uno fue cargado en la parte trasera de un camión y llevado a un examen forense, que hace pruebas de ADN e intenta cotejar los datos con una base rusa a través de la Cruz Roja.

“Encima del cuerpo colocamos el parche con el indicativo y cualquier otra identificación. Es más fácil intercambiar una persona identificada por nuestros soldados”, explicó.

Volodymyr dijo que las fuerzas rusas se habían visto obligadas a retirarse rápidamente de Blahodatne y que la única otra ruta de salida había sido inutilizable porque estaba fuertemente minada.

“Probablemente hubo un intercambio de disparos. Tal vez intentaron defenderse, pero la retirada fue muy rápida”, dijo.

“Dejaron a los heridos y muertos por el camino y escaparon a Urozhaine. Pero tampoco se quedaron mucho tiempo en Urozhaine. Hubo intensos combates por Urozhaine”, dijo, refiriéndose a un pueblo cercano que fue retomado más tarde.

“Esta carretera desde Blahodatne se convirtió en su carretera de la muerte. Habían minado el camino de regreso. Y cuando trataron de huir de Blahodatne a Urozhaine, aquí es donde terminaron tirados”, añadió.

Te puede interesar
Lo más visto