Gob er ola de cuidados

¿LA MADRE DE TODAS LAS BATALLAS?

Editorial 26/07/2021 Por Editor
Leía la opinión de Dr. Peñalver y pensaba que para el hambriento, la madre de todas las batallas se da en el preciso momento en que el dolor de panza no lo deja pensar en otra cosa que en saciarse con algo que lo calme.
o_1570362286

Me acordaba de aquel famoso gurú que vino a la Argentina y trataba de enseñar teorías de relajación espiritual y había gente que le decía “tenemos hambre, maestro, ¿qué hacemos?”,  “respiren profundamente” era la respuesta del hombre de túnica hindú y los hambrientos no querían probar el método, sino comer y esta era su batalla, la madre de todas ellas, que no podía esperar ni siquiera el efecto del ingreso de mayor oxigenación a los pulmones y con ello calmar algo que les hacía burbujas de aire en el estómago.

Para otros, menos acuciados por cosas tan necesarias como comer, la madre de las batallas se podrá dar en otros escenarios y tener distintos resultados más o menos favorables para sus expectativas de llegar a lo más alto de la carrera política, económica o social, o todas juntas, es decir a tener la suma del poder.

En ese punto y sin olvidarme que un hombre de Galilea escuchó los lamentos porque Lázaro había muerto, se compungió y dijo “Levántate y anda” y resucitó al finado pero, tiempo después, los mismos que asistieron al milagro pedían que crucifiquen al autor pues ya todos se habían “olvidado” o no querían recordarlo y se confundían con la masa descontrolada querían que lo crucifiquen y vociferaban mientras Cristo dificultosamente llevaba la pesada cruz, es decir, los hombres no solemos reconocer lo que hemos visto con nuestros propios sentidos y cada cual lo interpreta como quiere. Lo que para unos era un milagro, otros podían creer que era un engaño.

Para los últimos, el hijo de José y de María podría hacer cosas que resultaban increíbles como resucitar un muerto, pero si ellos no creían que se había producido un milagro, nada les haría cambiar de opinión.

En la actualidad y en asuntos más terrenales, hemos asistido a multiplicar el pan como si fuera maná caído del cielo con las variedades híbridas y somos líderes mundiales en proveer alimentos que se calculan para varios miles de millones más que la población argentina, pero hay gente que sufre hambre y no pueden seguir el método del gurú.

Esa es la primera y principal batalla a dar por quien quiera sea el elegido para comandar los destinos de la sociedad: Vencer el hambre.

Parece sencillo para los que no lo padecemos, pero es terrible para quienes lo sufren e indignante para aquellos padres que deben ver a sus hijos vivir famélicos.

Podemos y de hecho, se harán, planes faraónicos de construir…pirámides o rascacielos, pero el elegido debe empezar por lo más urgente y hacer que ningún entrerriano padezca hambre, después podemos idear viajar al espacio como los multimillonarios americanos o hacer las más estrafalarias propuestas pero, lo primero es lo más sencillo y puede ser la madre de todas las batallas.

@diarioelsolconcordia

Te puede interesar