¿Son más inteligentes?

Editorial 11/07/2022 Por Editor
Tierra del Fuego va a incursionar en el mercado energético a través de la creación de una empresa mixta pública privado con mayoría estatal del estado provincial quien se reserva para sí la opción del “voto de oro” al poseer como mínimo el 51 % a favor de la Provincia.
Represa de Salto Grande

La propuesta es verdaderamente cautivante, pues irá a verificar el estado real de 500 pozos petrolíferos que fueron dejados inactivos por ineficientes que podrían ser reactivados en el actual marco del precio del crudo por la guerra. Estos pozos de baja productividad pueden ser rentables ahora, pero tal vez, no lo sean para los privados que buscan maximizar la rentabilidad de las explotaciones, el Estado puede lograr dinamizar el mercado laboral y el efecto multiplicador de las explotaciones petrolíferas que mueven muchos insumos y servicios, los que a su vez, mueven la rueda de las economías regionales.

La propuesta no termina ahí, sino que en un plan abarcativo agrega “la posibilidad de incursionar en la producción de "energía verde" a partir del hidrógeno, para lo que la provincia ya cuenta con el desarrollo de un modelo de negocio, o de abocarse a obras de tendido de redes de gas natural, son opciones que también se encuentran en el radar de la sociedad anónima creada por la provincia.”

Esto nos hace preguntar si los tierrafueguinos son más inteligentes que nosotros pues nosotros tenemos una plataforma desde la que podemos desarrollar hidrógeno aprovechando la energía hidroeléctrica de la represa de Salto Grande e instalar -también- torres de energía eólica en medio del río aprovechando la velocidad del viento sobre superficies libres de todo tipo de construcciones, árboles u otros obstáculos pero no se ha escuchado ninguna propuesta ni siquiera de la Delegación del Uruguay que tienen un impronta desarrollista e impulsan una serie de proyectos como el puerto de barcazas, el free shop, la línea ferroviaria Concordia-Salto y otra cantidad de proyectos como hacer turístico el puerto salteño, en fin que se mueven a velocidades normales para un organismo que conforme lo decidiera el presidente Perón con el presidente uruguayo de entonces y que quedaron asentadas en las cartas reversales firmadas por ambos países en la década del 40 era para el “desarrollo”.

CTM de Salto Grande cumple un rol administrativo de la represa binacional pero lejos está de ser el faro del desarrollo regional que pensaron los pioneros de Salto Grande que sería.

Por otro lado, no es trascendente de quien es la represa, si es de la Nación, o de la Provincia, sino de quien hace la acción que se requiere para impulsar algo, para mover las turbinas se necesita del agua , se requiere que caigan ideas, proyectos, acciones, para mover a los hombres que se contentan con el desarrollo humano que significa entregar calefactores y ventiladores, monitores y computadoras y bancos a las escuelas e iglesias, pero no actúan para el otro desarrollo, ese que pensó Perón, no se trataba solamente de generar energía sino desarrollo, el que estamos lejos muy lejos de cristalizar.

Supongo que, en algún momento, habrá  una gestión que dinamice la pálida administración, que le ponga ganas y pasión, fuerza y voluntad pensando no solamente en nosotros, sino en los concordienses, en los entrerrianos y en lo que representa el verdadero desarrollo. Esperamos verlo, porque muchos que nos antecedieron cerraron sus ojos sin ver el desarrollo de Salto Grande.

Te puede interesar