El invierno tan temido

Editorial 27/06/2022 Por Editor
Lasciate ogni speranza voi ch’entrate reza la admonición situada por el Dante en el frontispicio del infierno. Según el relato de Onetti, eso tan temido avanza larvado e insidioso con la perfidia de una mujer capaz de matar incluso a distancia, por vía epistolar.
Invierno tan temido

El invierno tan temido es la frialdad, el desamor y, por último, la muerte. “Su alma caía lenta en la duermevela al oír caer la nieve leve sobre el universo y caer leve la nieve, como el descenso de su último ocaso, sobre todos los vivos y sobre los muertos”, así escribía Joyce el final de Michael Furey mientras “nevaba en toda Irlanda”.

Siberia y la guerra, el sueño de los ojos mirantes --crédito a Macedonio- -desde el árbol en la ventana, fijeza pasmosa, concupiscencia silente, activa pasividad caliente de dejarse mirar mirando por la imagen invernal: el sueño del hombre de los lobos.

Como posiciones de una “dialéctica” que no accede nunca a la negación, el contraste entre lo frío y lo caliente plantea una vacilación inmanente que no se resuelve. Se trata más bien de posiciones que encuentran su inconsistencia desde dentro, en la inmanencia, sin ser negadas desde fuera.

Por otra parte, la exterioridad de la naturaleza bajo el ropaje del invierno colabora con la puesta en escena de la invocación final. Seguramente por ello abundan las referencias que aluden al otoño como proximidad inminente del fin.

El caso es que nos encontramos en el invierno tan temido, aquel que pronosticaba Alsogaray con la célebre frase “hay que pasar el invierno” y Argentina es invitada al G7 como necesidad de los países que la integran de asegurarse los alimentos que necesitarán para el tan temido invierno del hemisferio norte.

Las temperaturas muy bajas, el bolsillo flaco y los precios en aumento constante nos pronostican tres meses complicados, esperemos que desde los que deben velar por los carentes atiendan la emergencia del frío y del hambre y no tiren por estos meses cemento sino distribuyan alimentos y frazadas.

Ya habrá tiempo de demostrar obras hoy debemos demostrar humanidad para impedir que muera un solo niño, un solo anciano, porque llegó y está sobre nosotros el invierno tan temido.

Te puede interesar