Piden la detención y traslado a Concordia del cirujano Ojeda tras conocerse otra muerte en CABA

Judiciales 17/06/2022 Por Tabano SC
Por el momento se encuentra en una comisaría de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Daniel Ojeda

Como informáramos días pasados, el cirujano Sergio Daniel Ojeda, imputado en Concordia por la muerte de la ciudadana uruguaya Iris Amaro, estaba imputado en otra causa de presunto homicidio en CABA. 

El fiscal Martín Núñez, dijo a Diario EL SOL, que confirmada la imputación de Ojeda por el Juzgado Nacional Criminal y Correccional 45 de CABA por el fallecimiento de una ciudadana peruana mientras se realizaba un liposucción en un departamento de Villa Mitre, solicitó la prisión preventiva del profesional de la medicina. 

Ahora, se verá cómo es trasladado a Concordia si se accede al pedido del fiscal pues, según se sabe, Ojeda está preso desde el 3 de junio en una Comisaría a la espera de la resolución de su caso en CABA.

Para eso, el fiscal Nuñez, dijo que solicitó una Audiencia de pedido de inmediata Prisión Preventiva ante el Juez Degano quien le dio turno para el miércoles próximo, allí se establecerá decretar la medida y solicitar al Juzgado Criminal que actúa en Buenos Aires que permita el traslado a Concordia de Ojeda para ser internado en la UP3.

La medida se pide, dijo el Dr.Nuñez, porque “violó la prohibición de ejercer la medicina en cualquier parte del país, tiene una pena en expectativa que supera el mínimo establecido en el Código Penal y aparte “no tiene arraigo en nuestra ciudad”, si no estuviera preso ahora, habría peligro de fuga”, señaló el fiscal.

OTRA VEZ: CLINICA NO HABILITADA

Según surge de la imputación en CABA una mujer peruana de 45 años decidió hacerse una lipoaspiración y concurrió a la clínica de Ojeda que funcionaba sin habilitación en un edificio de viviendas de Villa General Mitre y allí la mujer en medio de la práctica se descompensó y ya no pudo ser reanimada por lo cual llamaron al SAME, pero cuando llegaron la encontraron muerta.

Según la información dada por fuentes de la investigación de Buenos Aires, la operación estética de la mujer comenzó poco después de las 14:00 y alrededor de la hora y media, hubo una descompensación que requería de prácticas de reanimación habituales en cualquier centro médico cuando llega un paciente con tales signos se lo estabiliza aplicando adrenalina y si no responde en pocos minutos se inician maniobras de entubamiento para airear al paciente pero Ojeda no tenía personal idóneo a su lado, ni al parecer aparatología suficiente como para ir comprobando el estado de salud (monitores multiparamédicos) y la poca que encontró la policía no estaba autorizada por la ANMAT. A pesar de ello, Ojeda intentó una maniobra desesperada de último momento cuando advirtió que la paciente “se le iba”, y le aplicó una inyección de adrenalina directamente al corazón, pero la maniobra no resultó.

EL MOMENTO FATAL

En ese momento, Ojeda podría haber salvado la vida de la paciente si requería de inmediato auxilio al SAME pero, su situación de estar realizando una operación prohibida por el Tribunal de Concordia para hacerla “en cualquier lugar del país”, con más estar realizándola en un departamento sin habilitación, sin personal auxiliar, sin aparatología, lo inhabilitó sicológicamente para hacer una llamada que podría haber salvado la vida de la paciente y evitado tener que cargar sobre sus espaldas con otra muerte y una condena segura a purgar una pena por homicidio, lo paralizaron, aunque siguió tratando de reanimar a la mujer que en lugar de mejorar, entró en paro cardiaco y finalmente murió.

LA HORA DE LA MUERTE

Es lo que tratan de establecer desde el Juzgado Nacional Criminal y Correccional N° 45, de CABA, dado que Ojeda recién llamo al SAME pasado las 20, y esto va a jugar a favor o en contra al momento de evaluar el monto de la condena con la cual le van a bajar el martillo en CABA.

QUIEN ACOMPAÑABA A LA CIUDADANA PERUANA

Piensan los investigadores que si hubo un lapso largo entre el momento de la muerte y el llamado al SAME, empeoraría la situación del cirujano pues, deberá explicarlo, dado que en el peor de los casos podría pensarse que ante lo irreversible -la muerte de la paciente- estuviera viendo como evadir su responsabilidad. 

Si bien, habitualmente cuando una persona va a realizarse una operación de este tipo (que en el caso parece que era “integral”) va acompañado por otra persona pero, como pasó con el caso de Iris Amaro, la ciudadana uruguaya que murió en la camilla en que la atendía en Concordia, Ojeda había mandado al marido a “tomar algo” a “dar una vuelta por la ciudad” con una sonrisa y un “todo va a ir bien, no se preocupe”, pero cuando el hombre volvió su mujer estaba agonizante y el médico no se encontraba allí. 

En este caso, de otra mujer extranjera, puede haber pasado lo mismo y las fuentes consultadas por EL SOL, dijeron que saben que estaba acompañada pero no pudieron informar quienes estaban presentes en el momento de la intervención de Ojeda y si habían sido informados de cuanto tiempo demoraría, pues una liposucción nunca puede demorar más de dos, a lo máximo dos horas y media, si hubo alguna complicación y si con el paso de las horas, interrogaban al profesional que estaba sucediendo.

ojeda

DIRECTO A ALEM 424

Ante la información de los profesionales del SAME a la Policía, Ojeda fue detenido y espera en una Comisaría la resolución del Juez en esa causa, seguramente, luego recibirá la comunicación de los Tribunales locales solicitando sea trasladado a Concordia, donde ya le preparan alojamiento en la UP3

Te puede interesar