Como hace medio siglo

Editorial 06 de julio de 2021 Por Editor
Acá estamos en plena preparación de nuestra edición de mañana, juntando voluntades de nuestros antiguos compañeros y otros que vinieron a sumarse y colaborar para que EL SOL no muera.
a74bc06bd39bdc121aa90152cffa17d6

Hemos pasado tempestades, encontrándonos en el ojo del huracán, por lo cual, seguramente tendremos los coletazos propios de los vientos oscuros pero tenemos la certeza de que los sortearemos para cumplir con nuestra misión que no es otra que informar.

Arribar a buen puerto, con el Sol radiante, es muy diferente a los oleajes alocados de la mar embravecida y los piratas a bordo con una ferocidad propia de los que no tienen nada que perder. Sin embargo, quienes esperaban encontrar un furibundo ataque a los usurpadores verán que no hay aquí ni una palabra y no la hay, no porque no la tengamos o avalemos la locura  desatada de la ambición, sino porque sinceramente creemos que nuestros lectores y la gente están cansados de los protagonismos cuando nuestra misión es la de comunicar no transformarnos en actores de cuarta.

Los actores actúan, a veces se creen la ficción y cuando se estrellan contra la realidad buscan un culpable porque nadie quiere reconocer sus propios errores. No es momento oportuno,  ni queremos  señalar a los malévolos y devolver las camionadas de estiércol que han derramado contra nuestras personas.

Por respeto a la investidura de la Justicia (así, con mayúsculas) que en algún momento deberá expedirse y poner blanco sobre negro, solamente venimos a ponernos al timón de la averiada nave para llevarla a buen puerto.

En ese trayecto, además de implorar por nuestra suerte a la Virgen de todos los navegantes, para que nos proteja de los piratas que pululan por estas aguas, con la compañía de Stella Marys, buscamos puerto con EL SOL radiante.

Las cosas importantes no están en nosotros, sino en este soplo de vida que nos toca y en el cual no debemos desperdiciar tiempo y esfuerzo para otra cosa que no sea contribuir con nuestro pensamiento en crear ese mundo mejor que todos nos merecemos, hasta los canallas.

Tenemos que aportar nuestra visión de las cosas desde un lado positivo que no significa ser genuflexos de nadie y solo temerosos de Dios. Esa es la prensa libre y comprometida que no es tratar de poner en la hoguera a quien no piensa como nosotros o profesa otras ideas, simplemente porque no tenemos la absoluta certeza y el tiempo y los años nos han enseñado algunas cosas.

Solo tenemos para brindar una opinión, algo que puede ser tomado o dejado, entendido o desechado, nadie tiene (menos nosotros) “la precisa”.

Y es en este momento en que, venimos a ratificar nuestra profesión de comunicadores, es decir de mensajeros de nuestras ideas que, tal vez, puedan servir para enriquecer las ideas de otros y multiplicarse en las buenas razones que necesita nuestra ciudad, la provincia y la nación.

No estamos proponiendo un espacio político, sino un lugar de discusión, un faro de ideas para que se piense, pues la actitud irreflexiva, la falta de respeto, el desdén y el patoterismo, son propio de canallas y aunque los sumemos a la discusión, se sabe que el canalla, tiene por costumbre llevar un puñal detrás del poncho.

Cuidaremos nuestras espaldas, pero nos brindaremos con generosidad, tratando de retomar ese diálogo que emprendimos hace medio siglo con un diario EL SOL que como el astro rey ponga claridad en las sombras y venza todas las oscuridades.

Esa es nuestra tarea de hoy, no tomar un timón para nada, sino para multiplicar ideas y acciones a favor de nuestro pueblo que es merecedor de todos los esfuerzos y aquí estaremos para escuchar a todos y difundir otras ideas y pareceres. Gracias.

@diarioelsolconcordia

Te puede interesar