955x100

No pidas el volante

Editorial 10/01/2022 Por Editor
Buen día, “Juanchi”: Vas a conocer de primera mano (si te guían por las calles adecuadas y te llevan a los barrios “sensibles”) la pobre realidad de la más pobre de las ciudades argentinas: la Concordia de los Azahares en flor.

VACUNACON  955x100

Editorial

Concordia, la que fuera considerada “palanca de desarrollo de la Mesopotamia argentina”, la ciudad en la que sus fuerzas vivas con Aníbal Requena y Miguel Huarte, entre muchos otros, generaron los históricos movimientos que lograron construir la represa binacional de Salto Grande.

Esta es una ciudad de claroscuros, de opulencia y marginalidad, pero si vas a los datos fríos y estadísticos con más de la mitad de su población pobre y especialmente con muchos niños carentes entenderás que esto no es Hurlingham aunque somos casi mellizas en la cantidad de pobladores, acercándonos a los 200 mil con el cordón de poblaciones satélites.

Tu anfitrión, Enrique Cresto, también guarda similitudes contigo. Es intendente en uso de licencia, convocado al gobierno nacional y obtuvieron en las elecciones cifras parecidas de votos, aunque tuviste la suerte de ganar por un 1 % y Enrique, perder por un poco más, el nivel de aprobación de ambos supera un 30 % del electorado en épocas de escasez de aprobación para el justicialismo.

Ambos saben gestionar, han aprendido el arte de pedir para sus pueblos y tu presencia aquí en la ciudad -que si no está levantando la copa de la más pobre entre las pobres, baja un escalón- pero siempre se ubica en el podio de la POBREZA, es cabal demostración de esto.

No vienes al carnaval ni a visitar las playas del lago de Salto Grande: has venido a cumplir tu rol de ministro de Desarrollo Social, cuya finalidad es la de asistir a los carentes y tratar, en la medida de tus posibilidades y en un gobierno al que le escasea la nafta, impulsar proyectos de la economía social y lograr que algunos barrios reciban asistencias diversas.

Todo esto y seguramente más que traes en el “portafolios”, van a ser bienvenidos porque se requieren para hacer menos traumático el transcurso de la Pandemia.

Pero, la verdad, es que lo que se requiere para nuestra gente es trabajo, pero hay una realidad que conspira contra el desarrollo a través de la dignificación que otorga el trabajo y son las leyes que el mismo justicialismo ha impulsado siempre pero que ahora se vuelven en contra de todos, primero porque fueron aprobadas en un momento “normal” de la vida socioeconómica y que la Pandemia ha dejado fuera de toda posibilidad fáctica de hacerlas cumplir, salvo claro que se mande a la quiebra a la mayor parte de las empresas.

Es la misma situación que se da en otro orden de cosas, con las deudas acumuladas por la Pandemia, como las de energía, gas y teléfono. Si los prestadores pretenden (algunas lo hacen) aplicar el 100 % de multas, intereses y costas, terminarán por no cobrar nada porque no hay capacidad de pago y se quedarán con menos clientes (y por ende menos ingresos) si cortan a todos sus deudores los servicios.

Es un momento jodido para manejarse con una ruta llena de pozos, por eso titulé “No pidas el volante”, es mejor ser copiloto que conductor de un auto de carrera en un camino vecinal de tierra, poceado y sin señalización.

En lo que respecta a tu específico mandato como ministro y donde tienes el volante, encontrarás que aquí hay mucho por hacer, no te doy una ruta pues tu anfitrión tendrá la suya y te guiará por ella.

Bienvenido, “Juanchi”, que tengas una buena estadía en Paz y Concordia.

Te puede interesar