955x100

Reino Unido ve posible llegar a dos millones de casos de coronavirus al día

Internacionales 20/12/2021 Por Editor
Por primera vez, Boris Johnson tendrá que elegir entre lo que es mejor para él y lo que puede ser mejor para los demás

VACUNACON  955x100

londres
Cartel de seguridad sobre el Covid en Londres.

Por primera vez desde que llegó a Downing Street, Boris Johnson está incómodo. Fuera de lugar. No sabe qué hacer. Arrinconado entre la salud y la política, el primer ministro se enfrenta durante la próxima semana a la necesidad de tomar una decisión que sabe que no contentará a todos. Por un lado, los científicos que asesoran a su Gobierno le aconsejan que endurezca las restricciones a niveles similares a los del inicio de la pandemia para evitar entre 600.000 y dos millones de casos al día a finales del mes que viene. Y lo quieren ya, no después de las Navidades.

Por el otro lado, incluso su ministro del Brexit ha dimitido esta semana en parte por su disconformidad con el pasaporte Covid, lo que evidencia una revolución en ciernes en el partido que podría desembocar en un desafío a su liderazgo a principios del año que viene. Johnson, por primera vez, tendrá que elegir entre lo que es mejor para él y lo que puede ser mejor para los demás.

Y no lo va a tener fácil. Los argumentos a favor y en contra de una y otra postura son tan sólidos como endebles. Quienes apuestan por endurecer las medidas tienen el respaldo de la comunidad médica que les asesora y que no ha dudado en vaticinar un desastre sanitario si no apuestan por más restricciones antes de Nochebuena. El primer ministro, sin embargo, preferiría retrasarlas a justo después, consciente de lo impopular que sería privar a los británicos de una fecha tan importante. Su ministro de Sanidad, por su parte, está siendo el encargado de dar las malas noticias, y no ha descartado que esto pueda anunciarse en los próximos días.

Si deciden tomar esta vía sería en parte de acuerdo al panorama presentado por un grupo de científicos que asesora al Sage, es decir, al Comité Científico de Emergencias, al que han vaticinado que Reino Unido podría presentar un escenario casi apocalíptico a finales de enero. En base a sus cálculos, si no se introducen nuevas medidas de inmediato cada día podrían llegar a verse entre 600.000 y dos millones de casos nuevos, entre 3.000 y 10.000 hospitalizaciones y entre 600 y 6.000 muertes al día.

Estas cifras, tan mareantes que supondrían volver a un punto incluso peor al de marzo de 2020, no están siendo respaldadas, sin embargo, por los datos que se están obteniendo a día de hoy. Ni en el Reino Unido ni en Sudáfrica, lugar donde se detectó por primera vez la variante ómicron. Para entender mejor su impacto, el diario The Telegraph ha analizado los datos de South Northamptonshire, uno de los primeros puntos calientes de la nueva mutación en Inglaterra.

Allí, la incidencia se disparó hasta los 926 casos por cada 100.000 habitantes, la más alta del país, pero, a fecha del 12 de diciembre, el número de hospitalizaciones seguía siendo el mismo que antes del aumento drástico de los positivos. En esa zona, además, el 83% de la población mayor de 12 años está vacunada y el 50% ha recibido incluso la dosis de refuerzo.

En el resto del país, los datos son similares. Los casos se han disparado un 51,9% durante los últimos siete días, pero, mientras que las hospitalizaciones solo han subido un 8,1%, los fallecimientos han caído un 6,5% respecto a la semana anterior. A todo esto se agarran quienes no solo no ven razonables las posibles nuevas restricciones sino que tampoco quieren las que se aprobaron la semana pasada. Algunos de ellos, a través de una multitudinaria manifestación frente a Downing Street, llegaron incluso al punto de lanzar vallas contra las verjas que protegen la residencia del primer ministro.

Por el momento, lo que es ya una realidad es la decisión del Sistema Nacional de Salud (NHS) de empezar a blindarse ante un posible colapso de sus instalaciones. Para ello, ha decidido que enviará a un 15% de los pacientes de Covid a sus casas para ser tratados directamente allí, con los riesgos que eso conlleva para su salud. Ahora mismo, y como prácticamente todos los días desde marzo de 2021, en el Reino Unido hay alrededor de 1.000 personas con necesidad de un respirador para intentar superar la enfermedad.

La falta de camas, y el recurrente conflicto entre quienes apuestan por la vacunación y los que no, ha llevado incluso al ministro de Sanidad a criticar a los que no quieren inmunizarse por los costes que están conllevando al sistema. "Deberían pensar en el daño que le están haciendo a la sociedad, están ocupando las camas de hospital que podrían ser para otras personas que padezcan, por ejemplo, de problemas de corazón. En vez de protegerse a ellos y a los que les rodean deciden no vacunarse", ha criticado Javid.

Te puede interesar