Rogelio Frigerio se postulará a diputado nacional y dejaría que el panperonista Enrique Cresto llegue a gobernador de Entre Ríos

Política 05 de junio de 2021 Por Editor
“Es tal el deterioro y la destrucción del entramado social y productivo de Argentina y de Entre Ríos que eso –paradójicamente- facilita los encuentros, porque lo que hay que hacer no tiene que ver con las ideologías sino con el sentido común, con la vergüenza que nos tiene que dar a todos que los niños busquen para comer en la basura en el Gran Paraná o en la Gran Concordia”, comenzó diciendo el ex ministro del Interior de la gestión de Mauricio Macri.
cresto frigerio
Buenos amigos: Rogelio Frigerio y Enrique Cresto cultivaron una amistad que trascendió las posiciones políticas, ambos peronistas, pero Frigerio adherido al PRO de Macri y Enrique es un pragmático, un panperonista.

Frigerio terminaba de reunirse con referentes políticos y empresarios en Gualeguay. Allí, destacó la importancia de estas elecciones legislativas para la democracia del país. “El gobierno nacional tiene mayorías muy marcadas en las Cámaras de Diputados y de Senadores y todos sabemos que no se maneja bien con esas mayorías”, advirtió.

“Estoy entusiasmado con el recibimiento de la gente y la posibilidad de reencontrarme con dirigentes y militantes que hacía tiempo no veía. Por supuesto, siempre adaptándonos a estos tiempos de pandemia que requieren de mayores cuidados y protocolos”, admitió Frigerio en su visita a Gualeguay. 

“Por el bien de la democracia es bueno tener un mayor equilibrio de poderes en el Congreso y para eso la oposición tiene que llegar fortalecida a esta elección. En el caso de Entre Ríos, tenemos que sostener los tres diputados. Hay que poner toda la carne al asador y yo estoy dispuesto a jugar por primera vez después de muchas elecciones en las que apoyé a otros candidatos. Creo que es importante poner el cuerpo y si eso suma al proyecto estoy dispuesto a hacerlo con mucha convicción, porque creo que otra Entre Ríos es posible y que no estamos condenados a vivir de esta manera”, explicitó Frigerio al reafirmar su precandidatura a diputado nacional.

Para la alianza entre JXC y los sectores del radicalismo que apoyaron al PRO, Rogelio Frigerio era “número puesto” para enfrentar al panperonista Enrique Cresto, un pragmático que dejó la intendencia de Concordia -donde fue reelecto- para dedicarse a tejer acuerdos a nivel nacional desde la dirección del ENHOSA, un organismo bajo el mando de su colega abogado Gabriel Katopodis, ministro de Obras y Servicios Públicos de la Nación, es decir en un puesto de tercera línea dentro de los organismos nacionales. Sin embargo, ello le permite una llegada más directa al Jefe de Gabinete de Ministro, Santiago Cafiero, el nieto de Antonio, Gobernador de Buenos Aires y ex candidato presidencial argentino, por las relaciones del licenciado con Concordia.

Volviendo a lo que dijo Frigerio: “El gobierno nacional tiene mayorías muy marcadas en las Cámaras de Diputados y Senadores y todos sabemos que no se maneja bien con esas mayorías, siempre trata de imponerse en vez de buscar consensos. Ahí la importancia de que Entre Ríos pueda sostener las tres bancas que se ponen a consideración”, puntualizó. 

“Estamos trabajando en un programa de desarrollo para la provincia que amalgame a distintas fuerzas políticas, a distintos dirigentes de distintos espacios. Hay mucha gente que hoy no forma parte de las filas de Juntos por el Cambio que tiene muchas más coincidencias que disidencias con nosotros. A partir del diálogo y del encuentro franco podemos tener posibilidad de encontrar un destino en común”, manifestó Frigerio.

“Me preocupa que la gente vea que la agenda de la política está muy lejos de la agenda del ciudadano común que tiene problemas muy concretos: cómo llegar a fin de mes, cómo educar a sus hijos, cómo manejar la pandemia, la inseguridad. Esa agenda de la gente, no es la agenda de la política que habla de sus cosas, de sus internas y de sus prioridades que cada vez están más alejadas de las prioridades de los vecinos”, destacó.

“Estoy seguro que hay muchos dirigentes con sentido común y que eso es finalmente lo que nos va a reunir detrás de una idea básica que es que en Entre Ríos se pueda vivir mejor. Apuesto a eso, tengo esa convicción y trabajo denodadamente para encontrar esos puntos de acuerdo, y que la dirigencia finalmente ponga a la gente adelante de los intereses personales y partidarios, que se ponga primero el interés de la ciudadanía que hace rato que está esperando este gesto de grandeza de sus líderes políticos”, concluyó Frigerio.

En los mentideros políticos el nombre de Frigerio es aún considerado como “número puesto” para ser candidato a gobernador y serio adversario si se enfrentase al panperonista Enrique Cresto. Incluso algunas encuestas que circulan en ámbitos del poder le daban un significativo porcentaje arriba de cualquier candidato del peronismo por lo que no se sabe si su decisión de ir como diputado nacional no es un “globo de ensayo” para verificar el apoyo que tiene en la provincia aunque esto impacte fuertemente en el Frente de Todos y en quien sea finalmente el candidato a gobernador.

Enrique Cresto, al irse a Buenos Aires, aunque viene todas las semanas a Concordia, ha perdido terreno en la ciudad donde se define el gobernador de la provincia por el caudal de votos que suma a la elección. Algunas de sus últimas acciones lo dan como ambivalente y puede perder la base de sustentación política que tiene al confundir las grandes ligas del poder nacional con el farragoso trabajo diario de atender a la gente humilde de los barrios que piden pequeñas soluciones y agradece con el voto, aunque también castiga cuando ve al candidato ajeno a sus problemas.

Te puede interesar