Gob er ola de cuidados

JUECES EN LA CAJA DE PLÁSTICO

Editorial 05/09/2021 Por Editor
Las experiencias en nombre del turismo más extremo (o extraño) no parecen no tener límites. A las rutas por las favelas más desfavorecidas de Brasil se unen tours por los principales escenarios por los que transcurrió la vida de Pablo Escobar en su Colombia natal. Narcoturismo se llama.
sentencia-2-1

Hay más: dormir en ataúdes, celdas, cápsulas espaciales... Todo con tal de soltar adrenalina y recibir algo de morbo. Lo último tiene que ver con los safaris africanos, pero dándoles una buena vuelta de tuerca: meterse en una jaula de plástico transparente rodeada de varios leones deseosos de hacer de las suyas en medio de la sabana.

Se me ocurrió, revisando el caso de Nahir Galarza, lo que decía un juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos hace como treinta años respecto a los encierros de personas , condenadas sin pruebas contundentes: “para saber lo que se siente estar privado de la libertad deberíamos nosotros meternos dentro de una cárcel para saber verdaderamente que se siente y quedarnos unos días, como presos comunes, seguramente vamos a aprender más de lo que creemos saber por haber estudiado pero no experimentamos la realidad de estar privados de la libertad.”

Este caso de Nahir Galarza va en camino de ser como aquel de “FORNERON” en que los jueces de la CIDH, mandaron a los jueces de familia de Entre Ríos a estudiar derecho de familia, aunque este es peor aún, los funcionarios judiciales mandaron a manipular las pruebas y tuvieron a éstas como buenas al momento de sentenciar, ergo, la sentencia está fundada en pruebas falsas, realizadas por un perito informático que era bromatóloga y que puso en los informes lo que le pidieron que ponga.

Si esto es así los funcionarios deben estar por estos días como los turistas encerrados en la caja de plástico y los leones rondando por allí para tratar de lograr la “presa”. Aunque la realidad permite afirmar que el “espíritu de cuerpo” será, como siempre, el que prive y si realmente, como se espera, la Corte Suprema de Justicia, cumple con su deber y pulveriza el fallo, quedará por ver que sanción tendrán los que hicieron tamaña violación al derecho de defensa y al debido proceso legal.

Para colmo, algunos de los que estuvieron tratando estos temas, se encuentra entre nosotros con alta responsabilidad en el fuero penal, funcionarios que tuvieron un rol preponderante en el caso y en la manipulación de las pruebas.

Es posible también que la Corte decida en contrario y se habilite la vía de la Corte Interamericana de Derechos Humanos pero estamos absolutamente convencidos de que una sentencia así realizada es violatoria de los derechos humanos y tarde o temprano caerá pero mientras tanto, los que facilitaron ese accionar delictivo son dueños de dictar sentencias y están tanto o más complicados que los tres policías encerrados por hacer la “vista gorda” a los contrabandistas y robarse cuatro bolsos con lentes de plástico y champú. Deberían ser separados preventivamente de sus cargos, así como los policías son radiados de servicio, igual vara le corresponde a los jueces, si no la igualdad que pregona la constitución es letra muerta.

Te puede interesar