Gob er ola de cuidados

“Tuve una vida de santa”: La defensa de la monja encarcelada cuya historia se convertirá en serie

Judiciales 27/08/2021 Por Editor
El 5 de julio de 2019, la monja Luisa Ester Toledo, exprioira del convento carmelita de Nogoyá, fue condenada a la pena de 3 años de prisión de cumplimiento efectivo en la Unidad Penal N° 6 de Paraná, sentencia que se materializó hace unos días, cuando fue ingresada a la cárcel finalmente.
MONJA TOLEDO

El Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay la halló culpable del delito de privación ilegítima de la libertad en perjuicio de las excarmelitas Silvia Albarenque y Roxana Peña, a quienes durante años impidió la salida del Carmelo, y a las que sometió a la aplicación de violencia, amenazas y tormentos que no estaban establecidos en las constituciones de la orden religiosa.

Ayer, se supo del interés de un productor independiente en hacer una serie televisiva para Netflix sobre la historia de la monja concordiense que comparte celda con otra inesperada protagonista de otra serie, Nahir Galarza, asesina de su novio.

El tribunal morigeró la pena que había pedido el Ministerio Público Fiscal, 6 años y medio, por cuanto consideró la avanzada edad de Toledo, su estado de salud y el hecho de haber vivido casi toda su vida enclaustrada en un convento. En su resolución, desechó los argumentos de la defensa, y consideró probados los hechos –el convento convertido en una cárcel “inexpugnable”, con cámaras de seguridad, cerco perimetral de alambre de púa y vidrio molido, muchas puertas con llaves, la existencia de vigilancia en el “locutorio”, el lugar donde las religiosas del claustro recibía visitas-, y condenó a la monja por el delito de privación ilegítima de la libertad agravada bajo la utilización de violencia y amenazas

Tras el adelanto de sentencia, el lunes 29 de julio de 2019 se conocieron los fundamentos de aquella sentencia, y la declaración de Toledo ante el tribunal, a través del cual rechazó todos los cargos en su contra, se definió como una mujer que pasó toda su vida en una casa religiosa. "Yo no viví: viví toda mi vida en un colegio donde teníamos misa todos los días y nos confesábamos toda la semana. Fue una vida muy santa la que tuve la gracia de vivir, a pesar de que no tuve a mi padre, ni a mi madre ni a mi hermana”, dijo.

Luisa Toledo habló ante el tribunal que primero la juzgó y después la condenó a 3 años de cárcel, el 5 de julio último, bajo el cargo de privación ilegítima de la libertad  agravada. “Quiero declarar. No tengo nada que ocultar”, dijo.

Negó, de plano, haber aplicado tormentos a las dos monjas que la denunciaron ante la Justicia, Roxana Peña y Silvia Albarenque, y aseguró que siempre se ciñó a lo que establecen las constituciones de la orden de las carmelitas descalzas, “aprobadas” por el extinto papa Juan Pablo II. “Nunca actué de esa manera”, aseguró, al negar la aplicación de tormentos en la casa religiosa.

Su rol en el convento carmelita de Nogoyá, dijo Toledo ante el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay, fue el de priora a partir de 2008, cuando resultó elegida por votación de las religiosas, y la priora, “así dice la constitución, es una madre, y la madre tiene que estar pendiente de cada hija, de todo lo que le pasa”. Y relató que la aplicación de cilicio entre las carmelitas –una forma de autoflagelarse- está previsto en las reglamentaciones de la orden religiosa. “Están los días, están los salmos con que se toman, y se toman en un lugar muy privado, y cada una se lo tiene que dar, es un acto de penitencia que nosotros hacemos por la iglesia, por la salvación de las almas, nosotros entregamos nuestras vidas libremente”, aseguró.

También explicó que cada monja sabe, al ingresar al  convento, de qué va la vida en el interior. “Cada hermana sabe lo que le toca vivir y lo hace con amor, porque nadie está obligada y no entra nadie menor de edad. Si ingresa, ingresa con autorización de sus padres. Nadie está obligada a vivir esa vida. Sabemos todo lo que tenemos que vivir, y esa penitencia la hacemos con mucho amor y mucha entrega, y cada una -le vuelvo a decir-, el cilicio se lo coloca cada hermana y en su habitación, en privado, para decirle más, para tomar una disciplina o llevar un cilicio extra tiene que ir a la madre superiora, y la madre superiora, como le decía, como madre, tiene que ver si esa hermana está con fiebre, está engripada, si no se siente bien. Tiene que ver todo eso para decirle: ´No, hermana, supla con una oración, porque eso le va a hacer mal´. Yo nunca puedo, nunca una religiosa, una superiora puede tomar una disciplina. Además, es algo que no lastima nada, no lastima, y ya le digo: cada una se la da, se la da como quiere, si quiere se toca y si quiere no se toca, se la da cada una, yo no puedo ir porque es una falta de pudor si yo voy a dársela a otra hermana. Lo mismo el cilicio. Son cosas muy delicadas, muy delicadas de cada persona. Es algo de mucho pudor. En el Carmelo se cuida mucho eso. No hay, como me acusan a mí, que soy torturadora, no, jamás, tengo que decir delante de Dios que no torturé a nadie. Si yo hubiera torturado a alguien, yo misma me hubiera acusado. Por eso yo quise venir a este juicio, les pedí a los médicos que me permitieran, yo no puedo ocultar nada”.

Toledo aseguró más adelante: “entregó su vida a la Iglesia”, y negó que haya cometido el delito de privación de la libertad. Dirigiéndose al tribunal, invitó a los jueces: “Ingresen ustedes al Carmelo, (y verán) lo que es la felicidad del Carmelo. Las llaves están colgadas a la mano de todas. Cualquier hermana puede tomar la llaves, aunque la constitución dice que la llave de entrada la tiene que tener, una, la priora, la madre, y la otra, la madre tornera (…) Yo nunca la privé (de la libertad) a la hermana, a ninguna de las dos”.

Contó después cuál es el trámite para la exclaustración de la monja que quiera irse del Carmelo y de qué modo se consigue la dispensa del Papa para dejar de pertenecer al mundo religioso. Negó que haya encerrado a una religiosa en su celda y le haya privado de la comida. “Jamás hice eso yo -aseveró. Yo me maté cuidando a esa comunidad. Dos hermanas murieron en mis brazos”.

Según su descripción, esas dos monjas murieron con olor de santidad. “Yo la cuidé todo, todo, con transfusión de sangre, con barbijo, con todo. Le ponía las inyecciones, yo me hice cargo de esa hermana, murió con nosotros santamente. Después, la madre fundadora también, que fue una muerta tan santa, pero también yo cargué con toda esa enfermedad. Si yo hubiera sido torturadora y no hubiera cuidado a las hermanas no hubiera muerto como murieron estas dos hermanas fundadoras”.

“No puedo mentir delante de ustedes –les dijo a los jueces-, pero no puedo mentir delante de Dios y de mi madre del Carmen. No puedo mentir. La mentira me va a hundir al infierno. En cambio, la verdad me lleva al cielo. Perdónenme que les diga esto, pero no puedo mentir. Yo tengo que decir la verdad de lo que viví en el Carmelo y lo que hice en el Carmelo. Me desviví por cada hermana”.

Al recordar su vida religiosa, contó que fue “llamada” cuando tenía 10 años pero que entonces no le permitieron sumarse a las monjas de la Divina Providencia. “Yo estuve en un colegio de hermanas, y la madre me quería mucho. Yo cuidaba a todas las chicas, 200 chicas. A los diez años, cuidaba de más de 200 chicas, mucho más grandes que yo”, reveló.

De modo que su pase a la vida en el claustro no fue un gran cambio. “Cuando ingresé al Carmelo, no necesité mucho saber (…) De chiquita viví lo que es la vida religiosa, lo que estoy viviendo hoy en el Carmelo. No fue un cambio, porque sinceramente, les digo, no tuve mundo. Yo no viví: viví toda mi vida en un colegio donde teníamos misa todos los días y nos confesábamos toda la semana. Fue una vida muy santa la que tuve la gracia de vivir, a pesar de que no tuve a mi padre, ni a mi madre ni a mi hermana”.

Después, abundó en la santidad de las carmelitas que la formaron y de los supuestos milagros ocurridos. Toledo ingresó al Carmelo de Concordia, “estando como priora la Madre María Imelda de la Eucaristía y maestra de novicia, María de los Angeles. Dos santas”.

María de los Angeles, contó, que fue fundador del convento de Nogoyá, es la milagrera. “Yo viví 35 años con ella y sinceramente tiene tres milagros para hacerse santa. Eso lo recibí yo estando en el convento de Nogoyá. El primero fue un niño que sanó estando en el Hospital de Niños de Paraná, donde se invocó a la Madre María de los Angeles, y ese niño se sanó. Y después, una señora que iba todos los días a misa al Convento, que sufría depresión hacía 20 años y esa señora había concurrido a muchos médicos y no había podido lograr su salud. Cuando muere la madre, ella le pide esta gracia, y al año siguiente ella me lleva, me habla, me va a ver a mí y me dice: ´Hermana, vengo a contarle algo. El día que muere la Madre María de los Ángeles yo le pido que me cure de la depresión y hoy puedo decirle delante de los médicos que estoy curada´.

En el convento de Nogoyá, aseveró ante los jueces, no hay disciplina ni castigos sino amor. “No existe la penitencia en el Carmelo: existe el amor”, dijo.

CARMELITAS

De Silvia Albarenque dice que el problema fue una cuestión de salud. “Ella tenía problemas de salud”, explicó a modo de justificación de sus actos. Y por primera vez lo involucró al arzobispo Juan Alberto Puiggari. “Yo hablé con el señor obispo. Lo llamé al convento. Le expresé todo al señor obispo, y el señor obispo me dijo:´Sí, está bien madre, llame a su mamá, hable con su mamá´. Yo la llamé a la mamá, hablé con su mamá primero y luego la mamá la fue a buscar con sus dos hermanos Francisco y no me acuerdo del otro, que siempre lo tengo en mis oraciones, Marcelo, entonces la llevaron con la condición como me había dicho el señor obispo, para que ella se pudiera atender con el psicólogo y el psiquiatra que eran de Paraná, y luego volver al Carmelo”.

De Roxana Peña dijo que fue una religiosa “que siempre tuvo dudas” de la vida de enclaustramiento. Dijo que le escribía “papelitos” pidiéndole salir, luego quedarse, y así. Hasta que un día escribió una carta formal, pero Toledo entendió que no estaba redactada de la mejor manera. “Nunca me escribió la carta formal como se debe hacer, como dicen nuestras constituciones para salir bien. Si ella quería salir bien, era eso,  nada más que escribir esa carta, y no estar haciendo todos los días cambios, yo creo que en cualquier trabajo, en cualquier institución yo no puedo ir decir hoy voy para  acá, mañana para acá, hoy llévenme para allá, hoy, no se puede, creo que hay tener una seriedad, ¿no?”.

La causa contra Toledo se abrió en 2016 y ese año fue apartada de su función de priora del convento de Nogoyá, hasta 2019, que fue condenada. “Tres años afuera no saben lo que es el sufrimiento mío. De estar tres años afuera de un Carmelo después de 40 años, yo tranquilamente hubiera podido hacer una carta y decir me mando a mudar, pero no puedo porque es mi vida, la vida religiosa, es mi vida que yo entregué para sacrificarme para entregar mi cuerpo por las almas”, contó. 

PUIGGARI  

Toledo aseguró que Puiggari nunca le manifestó ninguna queja tampoco. “El obispo nunca me dijo nada. Nunca me advirtió ni me dijo nada. Monseñor iba con frecuencia al Carmelo (…) siempre estaba informado porque nosotros continuamente lo informábamos, estábamos con él, además, por medio de los confesores que tenían una unión porque uno de los confesores vivía en Paraná con monseñor, así que continuamente él tenía información de cómo iba la comunidad y todo; el confesor era el padre Javier Balcar”, recordó.

Te puede interesar