AHOGARSE EN UN VASO DE AGUA -La crisis del hospital Masvernat en un Editorial-

Editorial 02/02/2024 Por TABANO SC
El editorialista de EL SOL traza un panorama de hospitales sujetos a catástrofes naturales como terremotos y otros en zona de conflicto armado como la franja de Gaza y la compara con la falta de agua por haberse quemado una bomba en el Masvernat de Concordia.
ahogado
La crisis de la falta de agua en el hospital público de referencia de Concordia.

Ahogarse en un vaso de agua

El agua es el elemento vital para la vida de todos los seres vivos y la provisión del líquido en un hospital es indispensable para que pueda funcionar, sin agua suficiente debería clausurarse, pero esta situación es impensable porque no existe lugar donde trasladar a los enfermos internados, ni terapia intensiva que reciba simultáneamente a una considerable cantidad de pacientes, además del riesgo que significa trasladarlos a quienes se encuentran en tal situación. 

Sin entrar en consideraciones de costos que implicaría para el estado un traslado masivo de enfermos a instituciones privadas, creo que el principal costo potencial se daría en la posibilidad cierta del desmejoramiento de la salud por daños colaterales derivados de la hipótesis del uso de docenas de traslados en ambulancias con sueros y aparatología médica que pudiera usarse con baterías y su reconexión en la cama de destino, por otras, conectadas al suministro eléctrico, con la posibilidad cierta de pérdida de vidas humanas.

De hecho, estas situaciones se han planteado en hospitales ubicados en zonas de catástrofes naturales como terremotos y en zonas de guerra, como la franja de Gaza, donde la falta de agua por corte del suministro desde Israel ha sido frecuentemente utilizada como extorsión para obligar al enemigo a hacer algo como devolver los rehenes a Israel. 

No-Hay-Que-Ahogarse-En-Un-Vaso-De-Agua

Ocurre, que Concordia no está en zona de catástrofe natural ni en guerra confrontativa como la que conocemos con explosiones de misiles, la utilización de drones y el tiroteo con munición de la infantería, apoyados -como se ve en los registros gráficos y videos que nos llegan desde la zona de conflicto- por tanques de guerra y bombardeo previo de la aviación, estamos en una crisis económica con una especie de “guerra” de menor intensidad  con efectos menores, pues de hambre todavía no ha muerto nadie, pero se sufre la indigencia que, a la larga, producen enfermedades,

A todo esto, el hospital Masvernat, estaba sin agua y después de hacer conocer la situación la caballería ligera, llegó tarde pero a tiempo, para realizar la heroica misión de los bomberos voluntarios de tirar agua al tanque elevado para distribuirla con suficiente presión en todo el gran edificio. El kid de la cuestión es por qué el agua que llegaba hasta allí no subía al tanque, reside en la simpleza que se había quemado una bomba que realizaba ese trabajo.

Si hubiera una bomba de muleto, el sistema hubiera seguido funcionando y si no, solo había que reemplazarla para que todo vuelva a la normalidad.

Tan simple como eso. Claro que no podemos pedir que un médico conozca de instalaciones sanitarias, pero sí que tenga un encargado de mantenimiento que le advierta la solución al problema. La bomba periférica es, para usar un termino de medicina , el “corazón” del sistema, los caños que distribuyen el agua son similares a las venas del cuerpo humano y si alguna se tapa, hay que colocarle un estend para que el agua fluya sin obstrucciones y llegue a todos lados. Los comunicados respecto a cuestiones accesorias como una supuesta deuda con el EDOS no tienen absolutamente nada que ver y para usar la misma frase del diputado  Pichetto en el Congreso “no sean pelotudos” -dirigido a la barra- es indignante que pretendan utilizar esa situación para no acudir con premura a solucionar el problema sin importar ninguna otra cuestión que no sea la salud de nuestra gente y esto demuestra que pueden ahogarse en un vaso de agua.

 

Te puede interesar