¡Al carajo!

Editorial 27/01/2024 Por TABANO SC
Siempre he sido partidario de los gobiernos revolucionarios pensando en que es necesario la audacia para mover las anquilosadas estructuras de la burocracia que se califica de burro-cracia al excesivo apego a la reglamentación que asfixia y no deja hacer nada a propios y extraños.
milei

Allí, reside el nido de la corrupción, se ponen trabas para todo para que puedan saltearlas los “amigos” del poder y si alguien se anima a introducir un cambio le mandan enseguida los perros, en los fiscales, cómplices de la corrupción que dicen combatir, beneficiando a los poderosos, como perfectos idiotas útiles del sistema.

Ahora, el gobierno del presidente Milei, arrancó con un golpe de extrema audacia que dejó noqueados al Congreso, obligando a los legisladores a trabajar en verano para tratar el DNU y la Ley Omnibus.

Se puede estar de acuerdo o no, en las medidas que propone para reestructurar la economía, pero de lo que estoy seguro es que como veníamos era imposible seguir y hay que reconocer que hemos fracasado hasta ahora en proponer un norte al país y a los argentinos cuando todo era “atado con alambre” y la ficha jugada a favor de Alberto Fernández resultó un fiasco, lo más parecido a Fernando de la Rúa en la administración del Poder que al fin y al cabo terminó siendo otro burrócrata que no alcanzó a mover la estantería de nadie y terminó con tan poco poder, que ni Dylan -su perro- le hacía caso. Un soñador, con honoríficos cargos de profesor que dice ante su clase como deberían ser las cosas pero cuya visión termina ahí, en una nube de buenas intenciones pero sin llegar a concretar nada.

Milei vino a romper las estructuras y consiguió el apoyo de los jóvenes que vieron en el alguien dispuesto no solo a decirlo, sino a hacerlo. Lejos del mensaje hipotético del profesor Fernández, acuñó frases célebres de rebeldía y decisión como ¡ CARAJO !, que mimetiza a los jóvenes decididos a llevarse todo por delante.

El presidente ha creado un personaje que le ha funcionado bien para captar a los jóvenes y disconformes “el peluca” pero ahora, hay que tener cuidado que el personaje no se engulla a la persona. Un Presidente no solo debe ser el Primer Magistrado del País, sino un estadista y en esa función debe guardar formas diplomáticas para calificar a colegas de otros países, como la persona de otro presidente, en este caso, de Gustavo Petro, de Colombia, de quien dijo: “(Petro) es un comunista asesino que está hundiendo a Colombia”, en una entrevista realizada por la periodista Patricia Janiot en CNN.

La respuesta de ese país no se hizo esperar: “En consecuencia de las circunstancias creadas por las palabras del Presidente de Argentina, el Gobierno de Colombia llama de manera inmediata a consultas a Camilo Romero, representante de Colombia en ese país”, dice el comunicado. Después, Petro retuiteó un duro mensaje del embajador, que calificó de “hipócrita” al libertario.“Milei es un hipócrita.

“Había atacado ya a Lula (Brasil) y al Papa Francisco. Podemos pensar distinto, pero la región y la hermandad histórica de nuestros pueblos deben estar por encima de las diferencias”, escribió Romero en su cuenta de X.

Milei ha ido demasiado lejos, su comentario es desubicado, ofensivo y denigrante para el presidente de un país hermano. La revolución que podría haber armado se puede caer como castillo de naipes, si apela a esta política.

Te puede interesar