Revelan que científicos de Wuhan crearon un peligroso virus antes de que comenzara la pandemia de COVID-19

wuhan china

Científicos del Instituto de Virología de Wuhan trabajaron junto con el ejército chino para combinar los virus más letales del mundo. Esto habría ocurrido antes de que comenzara la pandemia de COVID-19, según revelaron investigadores que examinaron comunicaciones interceptadas.

De acuerdo con un informe del diario británico The Sunday Times, los científicos chinos trabajaban en ese proyecto secreto al cual las autoridades estadounidenses no tuvieron acceso. Además, fue esencial la colaboración del ejército chino.

A esta conclusión se llegó luego de analizar memorandos internos, correos electrónicos, informes confidenciales y cientos de documentos. Los científicos del el Instituto de Virología de Wuhan habrían experimentado con esta riesgosa cepa de coronavirus que recolectaron de cuevas de cuevas de murciélagos en el sur de China.

Según la investigación, los científicos chinos dejaron de publicar sus avances en 2016, luego de que descubrieran un nuevo tipo de coronavirus en un pozo de mina en Mojiang, en la provincia de Yunnan. En ese lugar algunos de sus pobladores murieron por síntomas similares al síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés). Estas muertes no fueron reportadas a las autoridades.

“El rastro de los documentos comienza a desaparecer”, dijo un investigador al Sunday Times.

“Ahí fue exactamente cuando comenzó el programa clasificado. Mi opinión es que la razón por la que se encubrió Mojiang se debió al secreto militar relacionado con la búsqueda [del ejército] de capacidades de doble uso en armas biológicas virológicas y vacunas”, agregó la fuente al diario inglés.

Teoría del accidente

En abril, ex funcionarios republicanos de EE.UU. publicaron detalles de sus propias investigaciones. El informe de más de 300 páginas elaborado a petición del ex senador Richard Burr, republicano de Carolina del Norte que pasó 18 meses investigando los orígenes del covid y publicó un resumen ejecutivo de sus hallazgos en noviembre. Sin embargo, su informe completo de más de 300 páginas solo se publicó dos meses atrás.

Los hallazgos del nuevo informe dicen que gran parte de los datos que ya están disponibles públicamente respaldan la teoría de que el covid podría provenir de un accidente de laboratorio no intencional en China durante los esfuerzos de investigación de vacunas. El informe sugiere que los investigadores del Ejército Popular de Liberación desarrollaban potencialmente vacunas contra el coronavirus relacionadas con el SARS en 2019 con el Instituto de Virología de Wuhan, conocido como WIV. El informe también describió los problemas de seguridad en el WIV que el instituto científico estaba abordando antes y durante la pandemia.

“La preponderancia de la información respalda la plausibilidad de un incidente no intencional relacionado con la investigación que probablemente resultó de fallas en la contención de bioseguridad durante una investigación relacionada con la vacuna contra el SARS-CoV-2″, dijo el informe.

El informe está basado en numerosas fuentes publicadas en inglés y chino “para examinar la postura adoptada por las autoridades de la República Popular China (RPC) en materia de bioseguridad, bioprotección y salud pública desde 2018 hasta 2021″. Es decir, también hace un seguimiento de las circunstancias previas al surgimiento del virus.

Los orígenes del covid han sido objeto de acalorados debates desde que el virus surgió en China a fines de 2019. La idea de que el covid comenzó con una fuga de laboratorio en Wuhan fue disputada pronto por la comunidad científica internacional, pero rápidamente encontró el apoyo de los legisladores republicanos en EEUU.

Muchos científicos aún argumentan que la pandemia comenzó naturalmente cuando el SARS-CoV-2 saltó de animales a humanos en el mercado de Huanan en Wuhan, China. En marzo, un grupo de científicos que habían escrito anteriormente artículos que apoyaban la hipótesis del mercado volvieron a analizar los datos recogidos por investigadores chinos a principios de 2020 y encontraron pruebas de que había animales muy susceptibles al covid-19 en el mercado. Afirman que esto apoya firmemente la teoría del contagio. Los investigadores chinos que realizaron el informe no están de acuerdo.