"Que pida ayuda si la necesita porque se la va a brindar", dijo el Padre Roque al joven que lo asaltó

Concordia 16/12/2022 Por Editor
El Padre Roque, que fue golpeado y asaltado en su casa parroquial, brindó detalles del violento episodio y le dedicó unas palabras al agresor. "Hay medidas para ayudar a quienes lo necesitan", dijo al respecto.
Padre Roque

Tal como informara oportunamente este medio, el padre Roque Ravasio sufrió un intento de asalto en su casa parroquial durante la noche de este jueves, ubicada en la intersección de calles Perú y Moulins.

Cronistas de diario EL SOL-Tele5 dialogaron con el padre Roque, quien brindó detalles sobre el episodio de inseguridad que le tocó vivir. “Estoy un poco dolorido por los golpes. Recordemos que no han pasado ni 24 horas desde que comencé a tomar los analgésicos y los antinflamatorios”, comentó. A pesar de todo, “me siento bien”, pese a que “tengo que reposar para no forzar tanto la pierna”, dijo intentando llevar un poco de calma.

En cuanto al hecho, que tuvo lugar pasadas las 20:30 horas de este jueves 15 de diciembre, el padre Roque relató: “El sábado pasado, una persona se me acercó alrededor de las 21 horas cuando yo estaba cerrando (la iglesia) y me dijo que necesitaba hablar conmigo por un tema que le estaba pasando”.

Continuando con el relato, el párroco comentó: “Le dije que viniera el jueves a las 20:30 y él apareció. Vino solo y estaba a cara descubierta. Me dijo que tenía 25 años y que se llamaba Jesús”.

“Cuando uno ve a una persona que pide una cita y viene el día que estaba pactado, uno no está desconfiando de esa persona. Él vino, me agradeció por haberlo recibido y haberlo escuchado. Luego me pidió pasar al baño y fue. Luego me pidió un vaso de agua, y cuando se lo doy, sacó un cuchillo”, describió el padre Roque. “Era un cuchillo Tramontina, pero de los que vienen para cortar la carne del asado, no era de los serruchitos”, agregó.

“Ahí estuvimos lucha a lucha. Se ve que el chico se cortó porque había sangre. Así que se comunicó con otra persona por lo que sería, aparentemente, un teléfono”.

Así fue que se hizo presente una segunda persona, compañero del presunto Jesús, y le exigió dinero al Padre Roque. “Yo le dije que me dejara ir y que le iba a dar el dinero, pero no me largaban”, dijo además.

Cuando entró el cómplice a la casa parroquial, que estaba encapuchado, “unas chicas que iban pasando por la calle empezaron a gritar y llamaron a la Policía mientras golpeaban la puerta”.

Padre Roque_2

Ante ese escenario, los dos asaltantes se pusieron en estado de alerta y huyeron del lugar. “Saltaron por una reja y se fueron. La Policía de la Comisaría Cuarta llegó rapidísimo, pero ya no estaban más”, dijo en referencia a los malhechores. “Después vino Criminalística y tomaron todas las huellas”.

“Primeramente se asustaron porque vieron que yo tenía manchado con sangre un pantalón clarito, también los brazos y en el piso. Pero luego me revisó un médico y vieron que estaba todo bien”, es decir, que la sangre pertenecía al joven que lo asaltó.

“Me tiró unos puntazos y me puso el cuchillo en el cuello. En una situación así vos te das cuenta que sacás coraje desde nunca pensaste que tenías”, opinó el padre sobre el momento de tensión que vivió este jueves.

Comprensión para con el prójimo ante todo

Consultado sobre qué le diría al asaltante si tuviera la oportunidad de verlo nuevamente, el Padre Roque respondió: “Le diría que pida ayuda si él la necesita, sea para poder comer o si ha caído en alguna adicción. Que pida ayuda porque se la va a brindar como cuando yo se la ofrecí para escucharlo sobre el problema que él decía que tenía. Hay instancias, tanto de la iglesia como civiles, para ayudar a las personas”.

“Hay que seguir adelante, pero da pena lo que está pasando. Yo vine en el año 1989 a Concordia”, rememoró.

Otros episodios de inseguridad

Por otra parte, el Padre Roque, conocido por su compromiso social, contó que le tocó vivir hechos de inseguridad años anteriores, pero nunca con el grado de violencia de este último. 

Así, contó sobre un robo sufrido en la casa parroquial de Villa Elisa. “Llegué a la casa y estaba todo revuelto”. En esa ocasión, no encontró a nadie en la casa y nadie salió herido.

Otro caso fue el que tuvo en Villa del Rosario, donde vivió allí durante un año. “Vino la Policía un día por la mañana y me avisaron que estaban haciendo operativos a la madrugada”. En esa circunstancia, “me avisaron que una persona me había robado la garrafa. Así que me fui a fijar al patio y, efectivamente, faltaba la garrafa”.

La última anécdota a la cual hizo referencia fue una que tuvo lugar en nuestra ciudad, precisamente en La Bianca. En esta oportunidad, lo contó con gracia y lo consideró como “una travesura de gurises”. “Estábamos en un Mundial, como ahora, y me sacaron la bandera de Argentina para salir a festejar. Una señora estaba rezando y un grupo de chicos le dijeron ‘dijo el padre que llevemos la bandera’, a lo que la mujer atinó a responder ‘y bueno’. Así que andaban los chicos por ahí festejando y la bandera no volvió más”, recordó entre risas.


Noticia relacionada

IMG-20221216-WA0011Golpearon brutalmente al Padre Roque Ravasio en un intento de asalto

Te puede interesar