Bezos llegó al espacio y dio una muestra de lo que podría ser la nueva diversión de millonarios

Ciencia & Tecnología 21 de julio de 2021 Por Editor
El hombre más rico del planeta fue parte de la primera tripulación de una nave de Blue Origin -propiedad del magnate-, que dejó por diez minutos el planeta Tierra, en lo que se considera otro paso fundamental para la incipiente industria del turismo espacial.
jeff bezos

Jeff Bezos, el hombre más rico del planeta, concretó este martes el sueño de tripular su propia nave espacial y el mundo tuvo un pequeño adelanto de lo que podría convertirse en la nueva diversión de multimillonarios: flotar algunos minutos mirando la Tierra desde lo alto.

Durante poco más de diez minutos, el empresario estadounidense y los otros tres tripulantes -su hermano Mark, una aviadora de 82 años y un joven de 18-, cruzaron el límite de Karman, una frontera imaginaria que separa la atmósfera terrestre y el espacio exterior a bordo de la nave reutilizable, la New Shepard.

"¡Es increíble!", "¡Ay Dios!", gritaron los cuatro casi al mismo tiempo cuando la New Shepard pasó los 100 kilómetros de la Tierra, alcanzó la gravedad cero y sus cuerpos comenzaron a flotar. Emocionada, Wally Funk, la mayor del grupo, se abalanzó sobre Bezos para abrazarlo mientras a un costado Oliver Daemenen, el menor, daba vueltas carnero. Los cuatro tripulantes se chocaron dentro del pequeño habitáculo y gritaron de felicidad. Alguien lanzó pelotitas de color naranja que contrastaban con el azul eléctrico de sus trajes.

El video fue subido por Bezos, fundador de Amazon, a su cuenta de Instagram poco tiempo después de que su aventura concluyera y es quizás, una pequeña muestra de lo que el empresario busca con Blue Origin, su compañía, un turismo espacial y de elite para divertir multimillonarios.

Bezos no anunció todavía cómo serán los programas para conocer ese espacio exterior que hasta ahora parecía sólo terreno de astronautas. Sin embargo, el único lugar disponible en la nave fue subastado en 28 millones de dólares.

Diez minutos más tarde de la hora prevista, las 10.10 de Argentina, la New Shepard fue lanzada desde una instalación remota en el desierto del oeste de Texas llamada Launch Site One, unos 40 kilómetros al norte de Van Horn, la ciudad más cercana.

A los siete minutos del lanzamiento, la nave se separó de la cápsula que transportaba a Bezos y sus acompañantes y regresó sana y salva a la base. En el espacio, colgado de tres paracaídas quedó flotando el pequeño habitáculo que lentamente emprendió el regreso a la Tierra hasta aterrizar en medio del desierto. Desde la ventanilla se podía ver al empresario sonriente y con los puños en alto.

Pocos minutos después salieron los cuatro tripulantes. Hubo gritos y festejos con champagne y sombreros de cowboys.

El vuelo duró poco menos de once minutos que se pudieron ver en BlueOrigin.com. la compañía de Bezos.

@diarioelsolconcordia

Te puede interesar