Concejales no dan consejos

Editorial 20/05/2022 Por Editor
Parafraseando a Fierro podríamos decir que “Concejal que da consejo más que concejal es un amigo”. ¿Qué más que un consejo puede dar alguien que no tiene resortes para activar medidas reales de solución de conflictos como el que tiene la Línea 9?
Concejales

Los desahuciados que no saben dónde ir, recalar en el Concejo que algunos enojados porque no han obtenido algo que no les podían dar los califican del “concejo DELIRANTE”.

Recordaba la célebre anécdota de un prócer americano que por esas épocas fue abogado (luego presidente de los Estados Unidos) quien fue consultado por dos granjeros linderos, el hombre concertó una reunión con los dos a la misma hora y los hizo entrar por puertas separadas, pero una vez adentro, cerró la puerta y se fue a pasear.

Los granjeros se miraron desconfiados, casi gruñéndose, pero al pasar de los minutos y luego las horas, no les quedó otra que hablarse y así fueron zanjando diferencias y cuando llegó el abogado los encontró hablando animadamente, los felicitó a ambos y los mandó a sus casas donde seguramente estarían preocupados por la tardanza.

Si cada parte en que se divide un conflicto trata de avanzar sobre la otra y esta, a su vez, contra la otra, el resultado no puede ser otro que la destrucción de lo poco que hay, incluyendo la confianza.

Si el abogado hubiera decidido alentar a su cliente en hacerle un juicio a su vecino y éste a su vez, acudido a solucionar sus problemas en los estrados judiciales, hubieran terminado arruinados ambos y en sus campos sobrevolarían los cuervos para comerse los excrementos que quedaren.

En este caso donde los trabajadores ya han tomado parte por un socio u otro, y algunos por ninguno y se van a la UTA. Con socios enfrentados, cuentas embargadas y desencuentros diversos, el piso es arena movediza y nadie quiere meterse allí para ser “tragado” por el bofadal, aparte muchos y con razón dicen “no es cuestión mía”.

Tampoco le pueden cargar la mochila de sus problemas a Alfredo que no tuvo, ni tiene, nada que ver en el entuerto en que se metieron, un poco ellos y otro poco, por la situación. Si todo hubiera sido color de rosas, todos gozaríamos de paz y armonía.

Se rompe y se inicia el conflicto cuando empiezan a escasear combustible, plata y se inician los conflictos, que aumentan y se reproducen y van en camino de no terminar bien porque escasea todo. En ese punto es que hay que detenerse. Si no se avienen a conversar entre todos, el problema no terminará bien y no hay árbitros que puedan mediar cuando han roto todo.  Este lío lo arreglan empresarios con empresarios y éstos -juntos- con sus trabajadores, o se van todos a pedir limosna porque otra cosa no hay. Si tenían trabajo y vivían de él, retrotraigan el conflicto al día antes y salven las papas. Si no lo hacen ustedes… nadie vendrá a salvarlos.  

Te puede interesar