El gato no tiene cinco patas

Editorial 17/05/2022 Por Editor
En este incidente del boliche Costa Chaval Club ha quedado zarandeado y separado la paja del trigo, tenemos que agradecer que ha sido un aviso de lo que puede ocurrir en un lugar densamente utilizado -incluso con más gente que las permitidas- aunque hay que reconocer que los dueños habían dado cumplimiento a todas las disposiciones legales.
Municipalidad de Concordia

Tampoco ahorraron en prevención, ya que contrataron a una ambulancia, la que trasladó a las chicas accidentales al hospital, acompañadas por personal de la empresa.

Cuando las cosas están mal hay que señalarlas pero cuando está todo en orden, también hay que decirlo, porque es una garantía no de que no ocurra nada, sino que si ocurriese algo hay un protocolo de actuación en la emergencia para salvaguardar la salud de nuestros jóvenes.

Los chisporroteos entre funcionarios sobre la habilitación no son puntos esenciales, el máximo responsable dijo que el boliche estaba habilitado y no se puede andar buscando la quinta pata al gato.

Es importante, también que Sastre quisiera tomar medidas (es propia de su profesión, como su nombre lo indica), fuera del repetido jolgorio que nos tomamos con su apellido que comenzó con aquella célebre frase “es un desastre, dijo Sastre”, es importante que los concejales opinen y pidan medidas pues necesitan justificar no solo sus cargos, sino que sus sueldos son pagados por los pobres contribuyentes.

Bien, por Sastre, entonces y ya que escribe se puede sugerir un título mejor que “Memorias de un gorila”, un título antiperonista y provocativo en una población que hasta hace poco era mayoritariamente peronista y que puede cancelarle un buen porcentaje de votos si piensa competir por la intendencia en la próxima.

Vayamos al título propuesto para el novel escritor y futuro candidato a intendente de Concordia: “Cadena de Mandos” -como ya dije, hubo chisporroteos que fueron interesantes para el buen observador y obligó a hacer un licuado de organismos para “reorganizar” la (des) “organización”.

Suponiendo que la Muni sea un barco, debe tener un capitán y éste es el Comandante en Jefe, la máxima autoridad y el líder, debajo de él hay una cadena de mando, una línea ordenada de autoridad dentro de los rangos de la organización de gestión. La administración es el arte de hacer que las cosas se hagan a través de otro para que el líder no tenga que encargarse personalmente de solucionar cualquier incidente.

Las formas de relacionar esta cadena de mandos, si es a través de un puente de mando (lugar del buque en donde se encuentra el capitán y su segundo) oteando el horizonte para ordenar medidas urgentes cuando aparezca algo como un iceberg y hay que dar marcha atrás a “toda máquina” y no impactar como el Titanic y hundirnos en las heladas aguas o a través de otra organización debe ser materia de Sastre o de desastre.

El asunto de diseñar una “cadena de mandos” no es difícil, sino hacerla funcionar, pero eso es harina de otro costal y no está incluida en estas líneas pero el tema es verdaderamente apasionante para un candidato al sillón de Zorraquín.

Te puede interesar