955x100

“Los argentinos somos derechos y humanos”.

Editorial 09/01/2022 Por Editor
Esa maldita frase que habían popularizado los genocidas y muchos idiotas la pegaban en las lunetas de sus autos. Se sabía que de “derecho” no tenían nada, sino que eran torcidos, torturadores e inhumanos que mataron personas tirándolas desde aviones en vuelo sobre el río de la Plata o las asaron en las parrillas de la Esma, entre tanta otra barbarie.

VACUNACON  955x100

Editorial

Los derechos humanos son una cosa seria para apropiarse de ellos en cualquier ocasión y cartelizarlos porque es demodé.

Leo que la situación en China es de toque de queda con aislamiento de 13 millones de personas en Xian, que se puso en cuarentena el 23 de diciembre y, ahora, las autoridades chinas decidieron confinar partes de la ciudad portuaria de Ningbo, en la provincia oriental de Zhejiang, tras detectar un rebrote de COVID-19 que ha dejado 23 infecciones en los últimos días.

Los habitantes de la ciudad de Xi’an siguen sometidos a un estricto confinamiento por el coronavirus y algunas personas se quejan de las dificultades para encontrar alimentos, a pesar de que las autoridades aseguran que son capaces de satisfacer las necesidades de los 13 millones de personas aisladas en sus hogares.

Las medidas estrictas para frenar los brotes son habituales en China, que aún mantiene una política de erradicación de todos los casos de COVID-19, mucho después de que varios otros países han optado por intentar convivir con el virus.

El presidente francés, Emanuel Macron, dijo: “Yo no estoy a favor de joder [emmerder] a los franceses. Me quejo todo el día cuando la administración lo hace. Pero bueno, a los no vacunados sí que tengo muchas ganas de joderlos. Y vamos a seguir haciéndolo hasta el final. Esa es la estrategia. No voy a meterlos en prisión, y no los voy a vacunar por la fuerza. Pero hay que decirles: a partir del 15 de enero, ya no podréis ir a un restaurante, no podréis tomar una copa ni ir al teatro, no podréis ir al cine…”, explicó el mandatario en referencia al proyecto de ley que en esos momentos seguía discutiéndose aún en el Parlamento para que, a partir de mediados de mes, el actual pasaporte covid, que permite el acceso a lugares públicos cerrados mostrando la vacunación completa o un test negativo, pase a ser exclusivamente un pasaporte de vacunación.

Actualmente, unos cinco millones de “refractarios”, como los llama Macron, siguen negándose a vacunarse en Francia, donde la vacunación ya está abierta a todas las edades desde los cinco años. En el mismo día en que Macron conversaba con siete lectores de Le Parisien que son los que le han realizado las preguntas, Francia batía un nuevo récord de contagios, 271.686 en las últimas 24 horas.

De hecho, la sinceridad del presidente francés le ocasionó no pocos problemas con la oposición que intentó encontrar en sus palabras la ocasión para atacarlo, sin embargo, creo que fueron acertadas. 

En Argentina no se obliga a nadie a vacunarse, pero es más que necesario, fundamental, que quienes no están vacunados queden aislados en sus casas y no salgan ni a contagiarse ni a contagiar a nadie y los derechos humanos del resto de los habitantes de esta pobre ciudad de la Concordia no pueden ser conculcados por un grupo de personas que NO QUIEREN VACUNARSE. 

Están en su derecho, pero el resto de los ciudadanos que se han vacunado responsablemente no quieren que ustedes circulen y contagien, es justo que así como ustedes usan sus “derechos” de no hacerlo, quienes lo hemos hecho, tengamos también la opción de pedirles que se queden en casa y no salgan, no hay nada de inhumano en esto, ni se viola ninguna ley, ni tratado internacional de DDHH.

Los vacunados circulan, los no vacunados se quedan en casita a mirar la TV, escuchar la radio o leer el diario para enterarse las cifras galopantes de contagiados en esta nueva ola de contagios.

No hay nada contra los antivacunas, al contrario hay que respetar su decisión, pero ellos deben respetar también la de los demás.

Estamos a años luz de las políticas implementadas en China que no van con nuestra idiosincrasia, pero algo hay que hacer y lo que estuvo diciendo el presidente de Francia, Macron parece sensato para el momento histórico que nos toca vivir.

El vacunado puede circular y el no vacunado se queda en casita, así de simple. Evitaremos contagios, muertes y mayores problemas. Lo demás es demagogia pura, el bla bla bla de una mala copia del republicanismo con el que quieren mostrarse a la sociedad con fines políticos no de salud pública porque allí la idea de NO VACUNARSE hace agua y muchos que no lo hicieron, acudieron luego a pedir por favor que se los atienda.

Se dice que estamos en una guerra que puede ser biológica y en la guerra algunos derechos se ven menguados porque lo que se preserva es LA VIDA, hay que salvarse y quienes se quieren dar de héroes y ponen el pecho a las balas (o a “OMICRON”) están en su derecho de ofrendar sus vidas para demostrar su guapeza, pero que no utilicen al resto de la sociedad como “escudos humanos”. Obligados a enfermarse por el que no quiere cumplir las normas.

Es así, aquí en la Concordia, como en Paris o en la China.

Te puede interesar