De película: Terminó a la cuadra y lo volvieron a meter dentro de la celda de aislamiento de la UP3 tras dispararle con postas de goma

Policiales 05 de junio de 2021 Por Editor
Alrededor de las 7 de la tarde de este sábado, un interno de la Unidad Penal N° 3 de nuestra ciudad, conocido como “El Chupa” con gran astucia, saltó el portón principal de la cárcel y emprendió una alocada carrera intentando escapar de los guardias que lo corrían con sus armas reglamentarias en la mano y gritándole al preso para que desistiera de su intención.
escapada

En comunicación con cronistas de El Sol-Tele5, un vecino que fue testigo ocular del incidente, comentó que: “hace un rato yo estaba parado acá por calle Concejal Veiga, entre Andrade y Alem, y vi cuando intentó escapar un preso luego de saltar el portón que está sobre calle Alem, varios milicos que habrían sido 3 y a los cuetazos, lo pudieron agarrar en la otra cuadra”, contó. 

Del mismo modo, el vecino dijo que “juro que fue de película porque fue toda una cuadra a los tiros con el preso que corría como un loco tratando de escapar”, y puntualizó que “lo agarraron, lo tiraron al piso, lo esposaron y lo trajeron nuevamente a la cárcel, era un muchacho joven, tendría unos 30 años”.

Finalmente, agregó que “el tipo parece que saltó por el portón principal que está sobre calle Alem, dio la vuelta por Concejal Veiga, y a los cuetazos los guardias detrás de él a los gritos que se detuviera y que no corra porque lo iban a “quemar”. Otro guardiacárcel, desde arriba de la torre, estaba con un arma larga y le gritaba al preso que se detuviera porque le iba a tirar”, y en un momento vi cuando le disparó con una Itaka.

Funcionarios de la cárcel, dijeron a Diario EL SOL-Tele5 que efectivamente Diego Balbuena, un joven de unos 30 años saltó el portón que da a calle Alem e intentó fugarse a la carrera, pero lo persiguieron y tras algunos disparos de amedrentamiento con postas de goma, pudieron reducirlo a la cuadra y traerlo de nuevo.

Mientras se producía la huida del preso, internos protagonizaron ruidos y gritos como que se estaría por producir un motín a efectos de distraer la atención de los guardiacárcel y facilitar la huida de su compañero.

Dijo un testigo que vio cuando lo detenían que el preso gritaba “no quiero contagiarme de coronavirus, me iba a mi casa”, pero los guardias lo tenían levantado como 30 centímetros del piso, mientras el hombre zapateaba en el aire tratando de irse “volando”, forma en que los guardias lo introdujeron a la celda de aislamiento.

 

Te puede interesar