Investigan la boda falsa y las mentiras con las que el empresario asesinado en Punta del Este engañaba a sus socios canadienses

Un amigo de Gonzalo Aguiar se hizo pasar por juez y otro enviaba mensajes a los inversores canadienses como si fuera presidente del Banco República.

Internacionales 15/05/2024 Editor Editor
aguiar, uruguay
Romina Camejo y Gonzalo Aguiar durante la boda falsa que celebraron.

El empresario uruguayo Gonzalo Aguiar conoció a Romina Camejo cuando tenía 23 años. Se contactó con ella para ser su representante y, en ese rol, la presentó en un festival en Colombia. Luego iniciaron una relación que, entre idas y vueltas, se extendió durante tres años. Su noviazgo luego lo sellaron con una boda que tuvo de invitados a varias figuras del sistema político y que costó USD 150.000.

Pero esa celebración, como muchos aspectos de la vida de Aguiar, era falsa y ahora es parte de una de las investigaciones que el empresario –asesinado a balazos por Camejo– tiene abiertas en Uruguay.

Quien casó falsamente a Aguiar y Camejo en esa fiesta era una persona de su círculo íntimo que ofició de juez del Registro Civil, aunque no tenía ese título. Otra persona de su entorno, además, se presentó ante inversores canadienses como el presidente del banco estatal República, Salvador Ferrer, y hasta utilizó su apodo (Chema). La Diaria informó que estas dos personas son investigadas por la Fiscalía por presunta usurpación de funciones públicas.

Cuando vivió en Canadá, Aguiar se había ganado la confianza de los inversores de ese país. Les mostró sus dotes y la capacidad que tendría para desarrollar en Uruguay un proyecto comercial relacionado al cannabis medicinal. Los inversionistas le entregaron USD 27 millones para el desarrollo de la industria y al comienzo todo parecía un éxito.

Con la llegada de la pandemia, comenzaron las mentiras. El uruguayo les decía que no podía enviarles dinero al exterior por restricciones decretadas por el gobierno. Fue ante ellos que recurrió a un actor para que se presentara como presidente del Banco República.

John Joseph Pollesel, el representante del grupo inversor canadiense, siempre estuvo convencido de que había estado en contacto con el presidente del banco. “Hola, me acaba de llamar Chema para decirme que ya arregló para que la plata entre toda mañana a la tarde, entre 6 y 7. No podía dormir el hombre del estrés. Gracias a Dios”, le escribió Aguiar a Pollesel en septiembre de 2022. Entonces, los canadienses ya sospechaban que eran víctimas de un fraude.

Pero las mentiras no solo eran de supuestos contactos de Aguiar con el presidente del BROU. En nombre del funcionario, el amigo de Aguiar le mandó audios de WhatsApp a Pollesel. “John, ¿cómo estás, todo bien? Bueno, yo estoy haciendo el release para ver si les puedo hacer ingresar hoy el dinero, sé que mañana es feriado en Canadá y la idea es tratar de solucionar todo hoy. En el caso que hoy por temas bancarios no quede solucionado, a más tardar estaría entrando la plata el lunes. Eso ya está confirmado, así que nos mantenemos, ahí, en contacto. Que andes bien”, decía el mensaje, consignado por La Diaria.

Para seguir con la mentira, Aguiar destacaba la “delicadeza” del presidente del banco por ponerse en contacto con ellos. En los mensajes que les enviaba quería demostrar un supuesto vínculo cercano que tenía con funcionarios del gobierno.

“Preparando ahora un fuego para la gente que viene ahora del gobierno, incluyendo a Chema. Va a tratar de llegar para poder hacer una llamada. Me confirman que viene todo excelente, excelente, excelente, para culminar todo”, le envió Aguiar al representante canadiense.

Los denunciantes canadienses también aseguran que otra persona se hacía pasar por funcionarios de la Secretaría para la Lucha contra el Lavado de Activos y que incluso llegó a participar de videollamadas.

La investigación en Uruguay está a cargo de la Fiscalía de Delitos Económicos y Complejos y la causa tendrá movimientos en las próximas semanas. Cinco personas fueron citadas a declarar en calidad de testigos, entre ellas Romina Camejo, la mujer que lo asesinó, informó el medio uruguayo.

Hay en total cuatro investigaciones en Fiscalía en curso vinculadas al empresario. A la investigación por estafa, fraude, falsificación documental y apropiación indebida –que lleva adelante Gilberto Rodríguez– se le suma otra del fiscal especializado en lavado de activos, Enrique Rodríguez, quien investiga cómo se gastó el dinero que enviaron los inversores canadienses.

Otro fiscal investiga las circunstancias de la muerte, que Camejo asegura que fueron en legítima defensa. Además, también está abierta la investigación tras las denuncias por amenazas que hizo un diputado.

Te puede interesar
Lo más visto