Por la suba de casos, advierten sobre la necesidad de extremar las medidas de prevención contra el dengue

Lo pide el Ministerio de Salud de la Nación ante la tendencia creciente de contagios locales en las últimas cinco semanas y el escenario favorable de propagación con calor, lluvias y movimiento de personas por las Fiestas.

Sociedad 26/12/2023 Editor Editor
dengue
Ejemplar de mosquito Aedes aegypti, el vector del virus del dengue.

Con un leve repunte de casos de dengue oficializados desde hace cinco semanas y frente a un mayor movimiento de la población en estos días por las fiestas de fin de año y el inicio de las vacaciones, las autoridades sanitarias nacionales pidieron intensificar las medidas de prevención. El 98% de las 2395 infecciones confirmadas desde el 19 del mes pasado son autóctonas, es decir, adquiridas donde las personas que las contrajeron viven, estudian o trabajan.

Por primera vez, este año no se interrumpió la notificación de casos en el país, ni siquiera en los meses de frío: las temperaturas y las condiciones ambientales fueron favorables para el mosquito Aedes aegypti, con circulación activa del virus sostenida en las provincias del noreste de la Argentina.

“En el noroeste y el centro, regiones donde se había verificado la interrupción de la transmisión durante la época invernal, en las últimas semanas se notificaron los primeros clústeres [por un exceso de casos agrupados] y casos aislados confirmados, sin antecedentes de viaje”, informó el Ministerio de Salud de la Nación anoche en una nueva actualización del Boletín de Vigilancia Epidemiológica.

DENGUE MOSQUITO

Ahora, la cartera que dirige Mario Russo advirtió sobre la necesidad de extremar las medidas de prevención y los cuidados “debido al contexto en el cual en el país se ha observado una curva epidemiológica ascendente”. Eso incluye el uso de repelente, de acuerdo con la edad y la forma de uso indicada; vestir ropa clara que cubra brazos y piernas, sobre todo durante actividades al aire libre; colocar en los ambientes espirales, tabletas o aerosoles, según las indicaciones de cada producto; colocar mosquiteros en puertas y ventanas; y proteger con tules camas, cunas y cochecitos de bebés.

Los productos comercializados con preparaciones herbales como clavo de olor y pulseras o brazaletes para bebés no protegen de la picadura del mosquito –recordó la autoridad sanitaria sobre medidas populares sin efecto–. La presencia de plantas como la citronela u otras especies aromáticas, en la vivienda, no protegen frente al mosquito Aedes aegypti”, vector de los virus que causan dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla.

Los síntomas más comunes de la infección suelen ser fiebre, cansancio y malestar general, náuseas y vómitos, erupción en la piel, diarrea, dolor detrás de los ojos, dolor muscular, articular o corporal para poder moverse. Dado que hay una proporción de población que ya pudo estar expuesta a una primera infección por el virus del dengue, de contraer una segunda infección por otro serotipo viral, aumenta el riesgo de desarrollar una forma grave de la enfermedad (hemorrágica, como se la conocía antes). En estos casos, hay que tener en cuenta también como síntomas la menstruación fuera de tiempo en las mujeres, el sangrado de encías o por nariz, o la aparición de sangre en materia fecal o al orinar.

La Anmat aprobó este año una vacuna (Qdenga) para su comercialización local, que está disponible en la red de vacunatorios privados del país. Son dos dosis, se puede aplicar a partir de los cuatro años y se necesita indicación médica. Está contraindicada en embarazadas, mujeres que amamantan y personas inmunosuprimidas.

TENDENCIA EN ASCENSO

La tendencia en la curva de casos se puede ver en el registro de las notificaciones desde las áreas de Epidemiología de las provincias a partir del 19 de noviembre y hasta hace dos semanas, dado el retraso habitual con el que se elabora el boletín oficial. Para este año, hasta el 15 de este mes los registros hablan de 135.676 casos de dengue y 68 muertes (se desconoce la magnitud del subregistro local para ambos indicadores, como se pudo documentar durante la epidemia de este año).

Pero dado el escenario de riesgo por las lluvias, el calor y falta de descacharrado en las viviendas u otros predios que aún se mantiene y el desorden ambiental en la vía pública que favorecen la proliferación del mosquito transmisor del virus, en las últimas horas se emitió una alerta sanitaria al respecto.

“Debido al riesgo actual de propagación en ocasión de un importante movimiento de personas con motivo de las festividades de Navidad y Año Nuevo –describe el texto–, el Ministerio de Salud recuerda la necesidad de intensificar las acciones de prevención y control vectorial, sostener un sistema de vigilancia sensible, disponer de un sistema de atención preparado para la adecuada atención de los casos y afrontar eventuales brotes o epidemias y fortalecer la comunicación de riesgos y participación comunitaria”.

La referencia a los viajes de la población alcanza tanto a los que sean a áreas con casos en el país, como así también a los países limítrofes, sobre todo Paraguay, Bolivia y Brasil, que en el primer semestre de este año también registraron epidemias de dengue y chikungunya.

“La abundancia de lluvias y altas temperaturas asociadas con el fenómeno de El Niño –continúa la alerta– generan condiciones ambientales favorables para la proliferación de mosquitos. Se ha evidenciado la presencia de Aedes aegypti en zonas geográficas donde antes no se lo encontraba. En este sentido, además, cabe mencionar que la cocirculación de múltiples serotipos de dengue puede incrementar el riesgo de formas graves de la enfermedad”.

Esto último se vio en la epidemia de este año, como dio cuenta este medio en Tucumán, una de las provincias que fue epicentro de la emergencia sanitaria. La mayoría de las provincias (18 de 24) tuvieron casos de dengue este año.

Ante la consulta, frente a la alerta sanitaria, desde el Ministerio de Salud respondieron que, desde el 6 de agosto y hasta el momento se mantiene la notificación de casos autóctonos en el noreste del país, sobre todo en la provincia de Chaco, seguida de Corrientes, Misiones y Formosa. Agregaron que en la semana del 3 al 9 de este mes, se empezaron a confirmar los primeros casos también autóctonos en la provincia de Buenos Aires (Merlo y San Miguel), Santiago del Estero (Monte Quemado) y Santa Fe (Rosario y General Obligado). A la semana siguiente, la ciudad de Buenos Aires informó los dos primeros casos sin antecedente de viaje.

“En las semanas previas, habían notificados casos autóctonos aislados confirmados Catamarca, Jujuy y Salta”, indicaron.

¿Dónde se está concentrando en estas semanas el mayor repunte de casos? Desde Salud precisaron que es en San Fernando, Comandante Fernández y Libertador General San Martín (Chaco), Formosa (Formosa), y las capitales de Misiones y Corrientes. “Debido a que el número aún es bajo y que algunas localidades no están bien consignadas en los datos de residencia se brinda la información por departamento”, aclararon ante la consulta.

Una primera previsión para este verano frente a este escenario epidemiológico se limita, por el momento, a una “posible propagación de casos”, según respondieron. “La evaluación de riesgo vinculada con factores ambientales, con la persistencia de casos durante todo el año, el aumento de los casos en zonas con circulación viral confirmado en una época temprana de la temporada, la aparición de casos aislados o pequeños conglomerados de casos sin viaje en provincias que no registraban circulación hasta ahora [por el segundo semestre de 2023], motivaron la emisión de una alerta” a la población y el sistema sanitario.

RECOMENDACIONES

  1. Dar vuelta, tapar o resguardar los objetos útiles que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua de lluvia o riego, como baldes, tanques, palanganas, tambores, juguetes, floreros, entre otros, ya que el mosquito vector de los virus del dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla se puede ocultar en los lugares menos pensados.
  2. No acumular cubiertas ni chatarra, que están entre los reservorios de crías del Aedes aegypti más comunes, pero también más subestimados.
  3. Mantener tapados los tanques y recipientes (aljibes, cisternas, recipientes para almacenar agua de lluvia para riego) que se usan para recolectar agua.
  4. Cepillar, limpiar y cambiar frecuentemente el agua de bebederos de animales, incluidos los que se dejan para animales en las veredas o comercios, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia.
  5. Frotar las paredes internas del recipiente para desprender los huevos de mosquitos que puedan estar adheridos. Tratar con larvicidas los recipientes que no se puedan eliminar.
  6. Evitar cultivar o preservar plantas en agua: los huevos del mosquito pueden adherirse a la pared del recipiente o entre las raíces
  7. Destapar y realizar limpieza periódica de canaletas y desagües de lluvia; verter agua hirviendo en las rejillas de desagüe y colocarles tela mosquitera.
  8. Mantener las piletas de natación limpias y cloradas; usar cobertores cuando no se utilicen.
  9. Limpiar los patios y los jardines de malezas para prevenir la presencia de mosquitos adultos.
Lo más visto