Ucrania denunció que más de 10.000 civiles de Mariúpol están secuestrados en condiciones inhumanas en cárceles controladas por Rusia en Donetsk

Internacionales 03/07/2022 Por Editor
Mariupol

Las autoridades de la ciudad portuaria bajo dominio de las tropas rusas dijeron que los detenidos apenas reciben agua y comida, no salen al exterior, no tienen acceso a atención médica normal y son sometidos a diversas formas de tortura, desde psicológica hasta física.

El ayuntamiento de Mariúpol denunció hoy que más de 10.000 residentes de esa ciudad portuaria bajo control de las tropas rusas se encuentran recluidos en cárceles de la autoproclamada República Popular de Donetsk.

“Civiles pacíficos han sido detenidos por los ocupantes y enviados a lugares de detención. Se tiene conocimiento de cuatro de estas prisiones: dos en Olenivka, el centro de detención de Donetsk y Makiivka”, indicaron la autoridades locales en un mensaje en Telegram recogido por las agencias Ukrinform y Unian.

Precisaron que “la gente está retenida en condiciones terribles e inhumanas, como en un campo de concentración, encerrados en celdas estrechas de 2 por 3 metros con 10 personas”.

Según el Ayuntamiento de Mariúpol, los detenidos apenas reciben agua y comida, no salen al exterior, no tienen acceso a atención médica normal y “son sometidos a diversas formas de tortura, desde psicológica hasta física”.

El alcalde de Mariúpol, Vadim Boychenko, hizo un llamamiento a la Cruz Roja Internacional y a la ONU a “prestar atención a la detención ilegal de civiles en la ciudad”, a “utilizar todas las herramientas posibles para obtener listas de presos” y a asegurarse de que las condiciones de su estancia sean “dignas”.

Mariupol_2

Pidió, además, “trabajar juntos para la liberación de todos los residentes de Mariúpol”.

Hallaron otra fosa común en Mariúpol con más de 100 cadáveres

El asesor del alcalde de Mariúpol informó del hallazgo de otra fosa común con más de cien cuerpos, al tiempo que indicó que las exhumaciones en esta ciudad portuaria ucraniana han quedado paralizadas definitivamente.

“Tristes hallazgos cada semana. Una nueva fosa común bajo los escombros en la margen izquierda. Calle Kievskaya, 53. Una vez más, más de cien cuerpos de personas desde finales de febrero”, escribió Petró Andryushchenko en un mensaje en Telegram, recogido por la agencia Unian.

Señaló que “los ocupantes retiran los escombros de las inmediaciones y, de nuevo, no se habla de volver a enterrarlos” y agregó que “la gente de hecho sigue viviendo en criptas”.

“Las exhumaciones en realidad están paralizadas. Las autoridades de ocupación están tan empeñadas en crear una imagen de recuperación que no entierran los cuerpos. Las tumbas callejeras temporales se están convirtiendo poco a poco en permanentes”, señaló.

 El Ministerio de Defensa de Rusia informó el 20 de mayo de la retirada total del Ejército ucraniano de la planta siderúrgica de Azovstal, en Mariúpol, lo que certificó la toma de la ciudad por parte de Moscú. La localidad estuvo sitiada durante semanas por las tropas rusas, que prácticamente la destruyeron durante su asalto.

Esta semana, la organización no gubernamental Amnistía Internacional denunció que el ataque perpetrado el 16 de marzo por las fuerzas rusas contra el teatro de la ciudad de Mariúpol (sureste), supuso “un claro crimen de guerra” que se saldó con la muerte de al menos una decena de personas.

En su informe ‘Children: El ataque contra el Teatro Dramático Regional de Donetsk en Mariúpol, Ucrania’, documenta cómo el ataque fue probablemente llevado a cabo de forma deliberada a pesar de saber que cientos de civiles se refugiaban en las instalaciones.

“Después de meses de rigurosa investigación, análisis de imágenes de satélite y entrevistas con decenas de testigos, llegamos a la conclusión de que el ataque fue un claro crimen de guerra cometido por fuerzas rusas”, afirmó la secretaria general de Amnistía Internacional, Agnès Callamard.

Te puede interesar