Ucrania ordena la retirada de los militares del enclave estratégico de Severodonetsk

Internacionales 25/06/2022 Por Editor
Rusia bombardea desde hace cuatro meses esta ciudad clave para el control del este y avanza también en la localidad al otro lado del río, Lisichansk.
Ucrania_1
Militares ucranios en un autobús cerca de una posición en el frente de Severodonetsk , el pasado 19 de junio.

Rusia continúa su avance en el este de Ucrania. Mientras sus posiciones se hacen más fuertes en la ciudad de Lisichansk, el último reducto que quedaba en Severodonetsk, la localidad hermana al otro lado del río Donets, ha acabado por rendirse a la evidencia. El jefe de la Administración Militar de la región oriental de Lugansk, Serhii Haidai, ha anunciado que, “lamentablemente”, los ucranianos se ven forzados a retirar sus tropas del enclave estratégico de Severodonetsk.

Esta apacible ciudad industrial, que antes de la guerra tenía 160.000 habitantes, es ahora una urbe en ruinas, con el 90% de los edificios dañados y destruidos los tres puentes con los que contaba, lo que dificulta enormemente la evacuación de heridos. El gobernador había dicho a la agencia Associated Press hace unos días que en la ciudad quedan unos 12.000 civiles, muchos de ellos sin acceso a agua, electricidad o gas. “Desafortunadamente, tendremos que retirar nuestras tropas de Severodonetsk, porque no tiene sentido estar en posiciones rotas: el número de muertos está creciendo”, dijo Haidai en su cuenta de Telegram.

Esta ciudad lleva semanas sufriendo el asedio de las tropas rusas, que la consideran un punto clave para hacerse con el control de toda la región que, junto a Donetsk, integra Donbás, donde actúan guerrillas prorrusas. Severodonetsk está entre las ciudades más importantes con las que se ha hecho el Kremlin en la zona de Donbás.

El responsable regional señaló que “los rusos bombardean Severodonetsk casi todos los días desde hace cuatro meses”. También dijo que las tropas rusas avanzan desde las poblaciones de Zolotii y Toshkivka hacia Lisichansk, lo que parece ser el nuevo objetivo para el ejército de Moscú.

El anuncio supone otra mala noticia para las fuerzas ucranias, que el jueves ya dijeron que se iban a retirar de algunas zonas de Lisichansk, la localidad que ahora, a cuatro meses exactos de cumplirse el inicio de la guerra, se ha convertido en el eje de la batalla. El think tank estadounidense Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, en sus siglas en inglés) considera que el Gobierno de Volodímir Zelenski se está preparando para perder Severodonetsk y Lisichansk, pero matiza que esta derrota no marcará un punto de inflexión en la guerra.

“La situación es seria”, admitió el jueves la viceministra de Defensa, Hanna Maliar. “Rusia continúa desarrollando su guerra de desgaste. Según los análisis de nuestros servicios de inteligencia, las tropas de Moscú tratarán de capturar Severodonetsk y Lisichansk, porque los necesitan para su causa para anunciar que han logrado su tarea de hacerse con la totalidad de las provincias de Donetsk y Lugansk [que conforman la región de Donbás]”, continúo la número dos de Defensa desde Kiev.

“Lo que está pasando era predecible. Las fuerzas rusas multiplican por 10 nuestro volumen de armas y artillería. Me temo que van a seguir avanzando y que tienen posibilidades de hacerse con Donbás”, confiaba más tarde en la terraza de un café un exministro que pedía no revelar su nombre. “Hemos entrado en una fase de guerra totalmente convencional. Ucrania puede tener ventaja en las ciudades o en localidades medianas, pero en los espacios abiertos Rusia tiene las de ganar”, añadía el político retirado, que mantiene buenos contactos con diversas capitales europeas.

La clave en esta guerra, concluía el exministro, será lo que ocurra en el sur, quién se quedará finalmente con ciudades tan importantes como Jersón (actualmente en manos rusas), descontando que va a ser muy difícil arrebatar a Moscú la península de Crimea y gran parte de Donbás.

El ISW ve posible que los rusos lleguen a Lisichansk en los próximos días. “Los sistemas de defensa aérea rusos en el este limitan la eficacia de los drones ucranios, socavando una de las claves que han ayudado a Kiev en esta guerra”, asegura el think tank estadounidense. El organismo cita a fuentes anónimas ucranias que aseguran que las fuerzas de su país han dejado de usar los drones turcos Bayraktar, de gran eficacia en la primera fase de la guerra, por las mejoras en la capacidad de defensa de Rusia.

Te puede interesar