Tras cuatro días de agonía, murió un padre que había abrazado a sus hijos para salvarlos de un incendio en Córdoba

Sociedad 21/09/2021 Por Editor
Marcelo Cuevas fue encontrado aferrado a dos menores de edad dentro de una habitación en llamas en el barrio Ampliación Ferreyra. Los pequeños se salvaron y la esposa continúa en estado muy grave.
MARCELO CUEVAS
Marcelo Cuevas tenía 24 años y era panadero.

Después de cuatro días de agonía, murió Marcelo Cuevas, un joven de 24 años del barrio cordobés Ampliación Ferreyra que había sufrido graves quemaduras en su cuerpo cuando abrazó a sus hijitos de 2 y 4 años para salvarlos del fuego.

La provincia de Córdoba quedó conmocionada por el hecho el deceso del panadero de 24 años, cuya lucha no fue suficiente para salvar su vida. El hombre falleció en la mañana del domingo en el Instituto del Quemado de la provincia, al no poder recuperarse de las graves heridas que sufrió.

 
Mientras tanto, su esposa, Florencia Rivadero, también de 24 años, todavía permanece internada en grave estado en el mismo centro de salud.

El hecho ocurrió en la madrugada del 15 de septiembre, cerca de la 1.15 de la mañana, cuando un incendio se desató en el patio trasero de la casa de la familia Cuevas-Rivadero, ubicada en la calle Rivadavia al 4.800.

De manera muy veloz, las llamas invadieron la habitación de la precaria vivienda donde se encontraban durmiendo los cinco integrantes de la familia: el matrimonio, dos hijas de 14 y 2 años y un hijo de 4.

En cuestión de pocos minutos se empezaron a vivir momentos de desesperación, ya que la familia quedó atrapada en la habitación en el medio de las llamas sin poder escapar.

“Yo escuché que los chiquitos gritaban ‘¡Auxilio, auxilio!’. Cuando salí de mi casa, que vivo en la esquina, vengo corriendo y ahí vimos todo por una de las ventanas. El papá y la mamá estaban abrazando a sus hijos para protegerlos de las llamas y se estaba quemando todo. Fue terrible”, indicó una vecina del barrio Ampliación Ferreyra al canal Doce local.

A los pocos minutos de comenzar el incendio, aparecieron dos efectivos policiales que intentaron ayudar en el rescate de la familia. Entre los agentes y algunos vecinos, se logró hacer un boquete a la pared de la habitación, para así poder sacar al matrimonio y los niños del fuego.

Sin embargo, la fuerza del incendio era brutal. El primer policía que intentó ingresar al domicilio vio cómo el chaleco antibalas se le empezó a prender fuego de manera inmediata.

Los tres niños fueron derivados con heridas leves al Hospital de Niños de la capital cordobesa. Dos de ellos recibieron el alta al poco tiempo de haber sido internados, mientras que la menor de los hermanos tuvo que permanecer dos días en el centro de salud, debido a quemaduras de primer grado sufridas en el rostro.

En tanto, el padre se desvaneció poco después de que se produjo el rescate de su familia.

“Mis sobrinas casi no podían hablar sobre lo que pasó. Estaban totalmente asustadas”, declaró una de las hermanas de la madre de la familia ante los medios de Córdoba.

Por el momento, desde la investigación no se brindaron datos sobre el posible motivo del comienzo del fuego en ese patio trasero.

Te puede interesar