Gob er ola de cuidados

Dos niños disfrazados de 'La Casa de Papel' siembran el pánico en un pueblo italiano

Internacionales 15/09/2021 Por Editor
Los chicos, de unos 13 años, persiguieron a vecinos por las calles de Orbetello (Toscana), ataviados con caretas, mamelucos rojos y ametralladoras de juguete. Un despliegue de policías militares los acabó reduciendo, se 'rindieron' y rompieron a llorar.
LA CASA DE PAPEL

Dice una remanida frase que a veces la realidad supera la ficción y en esto Italia sí es potencia mundial. Y si de producir acontecimientos insólitos se trata, dos chicos de Orbetello, un pueblo habitualmente tranquilo de la acaudalada costa de la Toscana, se llevan la palma. Los dos adolescentes, de alrededor de 13 años, se disfrazaron como los atracadores de 'La Casa de Papel', la célebre serie española creada por Álex Pina y, al llegar a la calle, empezaron a correr detrás de algunas personas para asustarlas, según ha recogido la prensa italiana. De esta manera, los menores alarmaron a vecinos del lugar, algunos de los cuales creyeron que realmente querían atacarles y dieron aviso a los 'carabinieri' (la policía militar italiana). Fue este el inicio de un operativo policial para capturar a los que evidentemente se creían verdaderos criminales. 

El curioso episodio se conoció este fin de semana y, de acuerdo con los relatos de los que presenciaron la escena, los dos críos, residentes en el pueblo, iban con el mono rojo, la careta de Salvador Dalí (1904-1989) y unas ametralladoras que, en realidad y como posteriormente también se enteraron los agentes, eran de juguete. Con estos atuendos, los dos -que al parecer querían imitar a Tokio y Berlín, dos de los protagonistas de la serie de Netflix-, fueron incluso fotografiados por un diario local. 

Sin embargo, al verse rodeados por cuatro coches de la Policía -estos sí, reales- con varios agentes vestidos con chalecos antibalas, que se habían desplazado hasta el lugar para capturarlos, los menores tiraron las armas ficticias al suelo, ‘se rindieron’ de inmediato, y rompieron a llorar. Su objetivo, dijeron los dos, era asustar a los paseantes, algunos de los cuales efectivamente sintieron un verdadero "pánico" al verlos caminar por las calles del pueblo, según han relatado algunos diarios italianos. 

La psicosis del 11-S

Para más inri, el gran despliegue policial fue justificado con que el sábado se cumplía el 20º aniversario del atentado del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas de Nueva York, razón por la que las fuerzas del orden italianas estaban más preocupadas que lo habitual. Así y todo, los chicos, tras asegurar que no repetirán la broma, fueron perdonados y enviados a sus casas. “No lo haremos más”, juraron. 

Te puede interesar