El círculo vicioso de la muerte de un hombre que no encuentra paz

De lo que no escapamos es a la muerte, más tarde o más temprano, nos alcanza. Cuando ello ocurre, es normal que terminada la vida, el occiso descanse en el trasmundo y sus restos humanos sean depositados en el cementerio. La muerte de Ramón Saturnino Freyta, de 54 años, quien vivía en su humilde casita de material de la calle Chacabuco 114 habría fallecido entre el miércoles y jueves pasado y su cuerpo fue hallado por un amigo que concurrió a verlo el jueves.

Concordia 30/06/2024 TABANO SC TABANO SC
muerto
Era pobre pero no indigente, no calificaba entonces para dar a sus familiares una ayuda para sepultarlo.

NIEMALS A FAVOR DEL POBRE:

A partir de allí, se intentó ubicar a algún familiar pues Ramón vivía solo, ubicándose a una prima Rosario Gutiérrez, quien dijo a un cronista de 7páginas que desde el viernes, ha estado pidiendo ayuda a la municipalidad, sin obtener una respuesta.

La mujer también responsabilizó al hospital Felipe Heras, donde Ramón trabajaba, alegando que sufrió un infarto en su lugar de trabajo y fue enviado a casa sin recibir una adecuada atención médica. “Eso ya es abandono de persona. Incluso cuando fuimos a hablar con la dirección del hospital, el director nos dijo que se hacían cargo y luego que ellos ya no podían hacer nada, así que se lavaron las manos”, describió Rosario, según los colegas.

La situación se complica debido a la falta de acceso al celular de Ramón, donde se encuentran todos sus datos, incluyendo información sobre su recibo de sueldo y posibles servicios de sepelio. Rosario expresó su frustración con la burocracia, mencionando que, desde Acción Social del municipio, Roberto Niez, les pide 400 mil pesos por un cajón, ya que Ramón no califica como indigente por tener un recibo de sueldo.

“Solo queremos un cajón para poder darle una sagrada sepultura y después ver cómo solucionamos lo económico o el tema del seguro de sepelio. Esto da mucha bronca”, manifestó Rosario. “Da mucha rabia, para colmo soy la única familiar que tiene para afrontar esta situación. Solo pedimos un cajón”, concluyó, agradeciendo el acompañamiento de los vecinos de Ramón.

Lo concreto es que se visualiza un desprecio por atender con la urgencia que amerita una situación tan extrema. Un empleado público que no recibe atención en donde presta sus servicios, la Policía que no comunica a fiscalía, el servicio de sepelios que tiene un plus por cobrar, el funcionario municipal, que exige la prima pague ese plus, es decir no ofrece nada del Estado “porque no califica” como indigente, mientras el cuerpo permanece por más de tres días en donde murió y obliga a los vecinos a rociar con lavandina el lugar por los olores que emanan del cuerpo muerto de Ramón. Esta es la radiografía del vergonzante círculo vicioso de los funcionarios insensibles que, seguramente, hoy concurrirán a la Catedral a flexionar su cuerpo ante Dios, golpeándose hipócritamente el pecho. 

NIEMALS: En alemás NUNCA

En criollo el acrónimo entre un apellido y el inicio de la palabra "animal"

Te puede interesar
Lo más visto