Pánico, sangre y desesperación durante el atentado en Moscú: "Huyendo pisábamos a los muertos"

Varios testimonios narran el horror vivido en la sala de conciertos: "Nos dijeron que el concierto se había suspendido por razones técnicas"

Internacionales 24/03/2024 Editor Editor
atentado 2

Quedarán grabadas en nuestra mente para siempre los selfies que empezaron a circular en redes sociales minutos después del atentado en el Crocus. Y también el vídeo en el que un hombre completamente aterrado se agacha para esconderse entre las butacas del auditorio donde iba a tener lugar el concierto mientras graba a otras cientos de personas haciendo lo mismo. O las imágenes incoherentes de quien graba a los primeros muertos en el suelo, cerca de la entrada.

Como en todos los conciertos, hubo gente que llegó tarde. "Estaba entrando y me encontré con que todo el mundo salía corriendo de la sala", cuenta una chica en el canal de Telegram Shot. "Salí a tiempo de ver cómo se incendiaba el techo", añade.

Una mujer cuenta al canal Sirena que su madre, viuda desde hace poco, había ido al concierto con su hermana para que pudiera divertirse. Ella también estaba entre los que llegaron tarde, "haciendo cola en la entrada con unas decenas de personas más, cuando en la fila que había detrás de ellas unos terroristas empezaron a disparar. Mi madre dice que salió corriendo, luego se cayó y la ayudaron a ponerse en pie".

Otros testigos cuentan a los medios que la seguridad de la entrada no hizo los habituales controles de bolsos y chaquetas, y que los detectores de metales estaban apagados, mientras otros testigos afirman que estos últimos sí estaban en funcionamiento.

"Pensé que me quedaría huérfano: mi madre estaba allí en primera fila con sus amigas", cuenta Mijail a la web Meduza. "Volvió en un taxi, aterrorizada y negra de humo, cubierta de ceniza, con los labios mordidos", añade.

Otro testigo asegura que los altavoces empezaron a decir que por razones técnicas se cancelaba el concierto. "Me choqué con una chica en el primer piso cubierta de sangre", cuenta. Muchos afirman haber confundido los disparos, al principio, con efectos sonoros.

atentado 1

El fotógrafo Dave Primov ha publicado imágenes de la evacuación en sus historias de Instagram: él estaba en el concierto y "a los diez minutos de empezar oímos los disparos. Mi amigo dijo: "¡Eh, fuegos artificiales!". Entonces vimos a esa gente que entra como locomotoras y nos ametrallan". Primov salió a rastras de la sala. Asegura que había "quien sollozaba, quien llamaba a casa y quien esperaba el ascensor". Todo en vano. "El olor a humo se extendió, las puertas de emergencia estaban bloqueadas, las derribamos", recuerda.

Muchos se refugiaron en el sótano del centro comercial. Polina L., en Moscú 24: "La gente pisoteaba los cuerpos en el suelo. Mi madre y yo nos salvamos corriendo dos kilómetros y luego haciendo autostop". Llegan los reporteros, la policía los aporrea.

"Miedo" y "desesperación total": la conmoción tras el atentado mortal en una sala de conciertos se ha convertido en una noche de agónica espera para las familias de las víctimas, sin noticias sobre sus seres queridos.

La noche del viernes, cientos de aficionados se congregaron para presenciar un concierto del grupo de rock Piknik, pero minutos antes del inicio del espectáculo, individuos armados ingresaron a la sala y desataron el caos.

"Estoy completamente aterrorizado, siento que me duele todo el cuerpo", lamenta Semion Jraptsov, cuya esposa estaba en el concierto y lo llamó en el momento del asalto sin que él pudiera entender lo que le decía. "Me vine apenas supe lo que ocurrió", añade el hombre de 33 años, que reconoce sentirse impotente. "No sé qué hacer, es una desesperación total", recalca.

Algunas personas cuentan al canal Telegram Varlamov que vieron a los atacantes, "que parecían entrenados y preparados", lanzando botellas de gasolina. Algunos dicen haber visto una furgoneta blanca de la que bajaron hombres armados.

En cuanto los terroristas... un testigo asegura haber visto a "cinco", otro habla de "unos veinte", pero siempre son descritos como "paramilitares", vestidos "con chalecos marrones" o "de camuflaje".

El Kremlin ha anunciado que ha detenido a 11 personas, entre ellas cuatro asaltantes vinculados con el ataque, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico. La agresión tuvo lugar en el Crocus City Hall, situado en Krasnogorsk, en la salida noroeste de Moscú.

El recinto alberga una de las principales salas de conciertos de Moscú. "Justo antes del inicio del concierto, oímos de repente varias ráfagas de ametralladora y el terrible grito de una mujer. Y luego muchos gritos", asegura Alexéi, un productor de música que se encontraba en los camerinos en el momento del asalto.

"Solo tres o cuatro ráfagas al inicio, después algunas más", añade. Desde los camerinos observó el pánico de los espectadores. "La gente corría al escenario, un movimiento terrible del gentío".

Junto a otras personas en el lugar, se "atrincheró" antes de buscar cómo salir rápidamente. En el camino dice que vio en una de las salas "humo y cenizas", antes de alcanzar la salida. En la mañana del sábado, los bomberos habían logrado controlar casi por completo el gran incendio que se desató tras el tiroteo, según las autoridades.

El Comité de Investigación relata que los presuntos atacantes usaron "líquido inflamable" para incendiar el edificio.

Te puede interesar
Lo más visto