Con prisión domiciliaria seguían vendiendo drogas y robando a vecinos

Policiales 06/02/2024 Por TABANO SC
Por la denuncia del robo de una soldadora y dos teléfonos celulares que hizo un vecino en la Comisaría 1era, todas las miradas partieron hacia el domicilio donde vivía una joven parejita, ella, de apenas 19 años y él, un muchacho joven de 24 años.
esposados_detenidos_capturados_21
Sus vidas, ahora unidos por las esposas, serán separadas por las celdas.

Por la denuncia del robo de una soldadora y dos teléfonos celulares que hizo un vecino en la Comisaría 1era, todas las miradas partieron hacia el domicilio donde vivía una joven parejita, ella, de apenas 19 años y él, un muchacho joven de 24 años, aunque ambos con prontuarios policiales y de la justicia local.

 soldadora

La soldadora eléctrica y los dos teléfonos secuestrado por la Cría 1era.

En uno de los juzgados de Garantías existen resoluciones que otorgaron a la pareja la prisión preventiva por encontrarlos prima facie autores responsables del supuesto delito de NARCOMENUDEO y esto hasta que sean llevados a juicio, habida cuenta de la normativa constitucional vigente y como “oportunidad” para que los encartados -tan jóvenes- puedan encauzar sus vidas por la senda del trabajo.

 platita

La ganancia que deja el “narcomenudeo” es la tentación que encuentran los delincuentes para dedicarse al tráfico.

Pero he aquí, que el único trabajo que “aprendieron” en sus cortas vidas es la que en la jerga del delito se denomina como “la más fácil”, es decir, seguir narcomenudeando y volvieron a establecer un kiosco de la droga en su propio domicilio.

A pesar de que “el negocio” de la transa de sustancias ilegales les dejaba una suma interesante de pesos, la policía secuestró algo así como $ 22.000.- en billetes de distinta denominación, los jóvenes no desaprovechaban otras “changas” y una de esas provino de tareas de inteligencia que determinaron que un vecino tenía una soldadora y celulares que dejaba sobre una mesa sin mayor seguridad. Visualizado el objetivo, uno de los dos, sigilosamente se adentró en la casa del vecino y se llevó en un solo viaje, la soldadora y los dos celulares.

cebollines y balanza

Hasta aquí todo, les iba de maravillas, vendían y consumían parte de su merca, pensaban en acrecentar ganancias con la venta de los celulares y la soldadora por lo que publicaron avisos de venta en las redes sociales y esa su perdición, les cayó una comisión policial de la Seccional 1era, quienes encontraron todo a la vista y no les quedó otra a los jóvenes delincuentes que decir “sí, lo que pasa que la calle esta dura”, tan dura como las esposas que les pusieron en sus muñecas para introducirlos dentro del patrullero que los condujo otra vez a la Sección Antecedentes para actualizar un prontuario que hace poco ya fue actualizado. 

 

Te puede interesar