Gob er ola de cuidados

Castillo aceptó haber matado a Teresita Galli, pidió perdón y quiere ir a la cárcel “de por vida”, pero quedaría en libertad en 10 años

Concordia 21/08/2021 Por Editor
Luis Castillo, exalumno de Teresita Galli que, tras asaltarla, la mató asfixiándola para que no lo reconociera como el ladrón, ahora asume el papel de “arrepentido” y pidió perdón a familiares de la víctima en presencia de las autoridades judiciales que trataron en Audiencia de Juicio Abreviado la pena acordada entre fiscalía y defensa: prisión perpetua.
TERESITA GALLI
La profesora María Teresita Galli, asesinada por Luis Castillo.

El acuerdo debe ser homologado. La editorial de hoy de Diario EL SOL, opina que estos criminales no son recuperables para la sociedad y al contrario de su opinión sustentada por décadas, opina que debiera existir la pena de muerte.

Lo que hizo este viernes el confeso asesino de su profesora, María Teresita Galli, asfixiada en su propio domicilio por su exalumno y hoy confeso criminal, es aceptar su responsabilidad y acortar los pasos de la justicia, antes que someterse a un largo juicio y declaraciones de testigos, aporte de pruebas, etcétera,  que sin duda alguna demostrarían su responsabilidad, que, por otra parte, el mismo imputado ya había reconocido.

Según fuentes tribunalicias confiables quienes dijeron a Diario EL SOL que el asesino hasta lagrimeó al pedir perdón a familiares de la víctima que se encontraban presentes en la audiencia celebrada en los Tribunales de Concordia no hubo incidentes en el acto.

Castillo debe esperar ahora hasta fin de mes para que su arreglo quede homologado por la Cámara en lo Penal de Concordia, donde se elevará el expediente para su consideración. Lo que se hizo ayer es un examen formal de si todo estaba bien para elevarlo.

El horrendo crimen de la estimada profesora ocurrió en su propia casa y el asesino aprovechó de su trabajo en una panadería lindera para meterse dentro de la propiedad de la docente para robarle y como fue descubierto optó por matarla para ocultar su delito.

La aclaración del hecho fue rápida, mientras la ciudadanía se expresó reiteradamente en manifestaciones pidiendo su esclarecimiento el que llegó más rápidamente a lo que habitualmente ocurre con asesinatos que a primera vista aparecen notoriamente complejos, como este caso, que no se encontraba una punta del ovillo para seguir hasta el asesino, pero finalmente, los sabuesos policiales, guiados por la fiscalía, llegaron a descubrir a Castillo y establecer que había tenido una relación alumno-profesora por lo cual, la muerte por asfixia de la profesora, sobrevino para ocultar el robo.

Castillo, de quien no se tenía mayores antecedentes delictivos, salvo que era consumidor de substancias alucinógenas, fue detenido y -ya en prisión preventiva- se quebró y terminó confesando el crimen y expresando su arrepentimiento por el terrible desenlace.

LUIS CASTILLO
Luis Castillo, confeso asesino de su profesora, Teresita Galli.

Encontrándose en la UP3 de Concordia, algunas actitudes extrañas del interno, determinaron que se pidiera su traslado a una cárcel de máxima seguridad para evitar una posible fuga, por la cual fue trasladado a Gualeguaychú, de donde fue traído para esta Audiencia y probablemente sea dejado ya en Concordia, en virtud de que a fin de mes, su pedido será considerado por los jueces de la Cámara Penal, quienes lo aceptarán y a partir de ahí, pasará a revistar como “condenado a cadena perpetua”.

Claro que esto tiene un régimen a plazo, con el cual y mediante buena conducta, el asesino podría estar nuevamente en las calles y libre de toda culpa, menos la que pesará por siempre en su conciencia, dentro de unos 10 o 12 años.

El editorial de hoy de Diario El Sol, trata sobre la pena que habría que otorgarle a un asesino, cambiando la opinión del editorialista que ha venido sosteniendo durante largos años que solo Dios da y quita la vida, pensando que en casos como en los que se han vistos ayer en Concordia, debería existir la pena de muerte.

@diarioelsolconcordia

Te puede interesar