Polonia se queda sin carbón y el invierno aún no ha empezado

Internacionales 04/11/2022 Por Editor
Tres millones de hogares en Polonia dependen del carbón. Este escasea desde que Rusia dejó de suministrarlo al país.
Carbón
Los polacos dejaron de recibir carbón procedente de Rusia desde la guerra en Ucrania.

El carbón de alta calidad cuesta, por ahora, casi 640 euros la tonelada. Ese el salario mensual para muchos habitantes de la Alta Silesia en Polonia. Para calentar una casa familiar en invierno, se necesitan entre tres y cuatro toneladas. 

El carbón, el "oro negro", tiene mucha tradición en Polonia. En la Alta Silesia se extrajo durante más de doscientos años. Desde hace tiempo, el país está experimentando una transición a otras fuentes de energía. Pero para tres millones de hogares sigue siendo la única fuente de calor, según el Ministerio de Clima y Medio Ambiente de Polonia.

El partido líder conservador Ley y Justicia (PiS), apoyó la extracción de carbón, pero al mismo tiempo impulsó el desmantelamiento de la industria minera polaca, ya que genera pérdidas millonarias.

El país comenzó a importar desde hace años carbón de mejor calidad y más barato de Rusia para calentar los hogares. Sin embargo, con la invasión rusa de Ucrania y el embargo del gobierno polaco sobre el carbón ruso, la gente tiene que buscar alternativas.

La venta en la empresa pública minera funciona mal

"En el pasado, simplemente pedías el carbón en un almacén. Concretabas una cita y el camión de reparto llegaba a tu casa con la mercancía", dice Stefan Jajszczok, de Bielsko-Biala, a 15 kilómetros al sur de la mina Silesia. Jajszczok ha comenzado a buscar ofertas más baratas en Internet.

En la tienda online de la empresa minera estatal polaca, los precios parecen bajos, unos 319 euros por tonelada. "Hay que actualizar la página y esperar a ver si hay suerte", explica Jajszczok. Unos minutos después de que aparezcan las ofertas, puede ser que ya sea demasiado tarde. Además, el sitio web no está siempre disponible debido a la cantidad de usuarios.

Al final logró comprar dos toneladas. Su casa está provista desde hace años con un sistema de gas, una chimenea y paneles solares. "Compro carbón para la familia. Mi cuñada no sabe manejarse bien en Internet. Mucha gente mayor tiene problemas con esta situación", asegura.

Te puede interesar