Uruguay está entre los 10 países con más población privada de libertad cada 100 mil habitantes

Interés General 30/08/2022 Por Editor
El comisionado Parlamentario Penitenciario Juan Miguel Petit estuvo en el programa de Radio Sarandí Al Pan, Pan para conversar sobre la realidad penitenciaria, su perspectiva y puntos críticos.
Petit_Uruguay

Hoy hay unos 14.000 presos y se espera un aumento de la población privada de libertad para el fin de esta administración, ¿cómo se pueden revertir estos procesos? Uruguay está entre los 10 países con más población privada de libertad cada 100.000 habitantes. “Este modelo del sistema penitenciario está condenado a seguir generando violencia y más delito. Falta de pasar de buenas voluntades a un modelo diferente”, señaló.

MUJERES

En otro tema Petit dijo que a las mujeres que realizan delitos “se le aplican lógicas machirulas”. Las necesidades de las mujeres, los delitos que cometen, el doble castigo que reciben (tienen menos visitas que el hombre) y el rol que juegan en la sociedad “son distintos”, explicó.

RENDICIÓN DE CUENTAS

En cuanto a la rendición de cuentas dijo que hizo planteos para el sistema penitenciario en cuanto al aumento de recursos, solicitó un 20% y nuevamente se pone sobre el tapete la temática que no es solamente la cárcel ya que el sistema penitenciario tiene que ver con toda la sociedad, con los hijos de las personas privadas de libertad, las familias porque lo que sucede allí afecta a toda la población, por eso es importante que haya una institucionalidad como lo tienen más del 90% de los países democráticos del mundo, la rehabilitación es una instancia clave para disminuir la violencia, agregó.

DONDE NO LLEGA EL ESTADO LLEGA EL NARCOTRÁFICO

Según sus dichos la cárcel y la inseguridad van unidas, hay una relación directa de lo que pasa en las cárceles pasa fuera de ellas, existe persistencia de ciertos delitos porque las cárceles no cumplen función de integración y de filtrar la violencia. El delito en Uruguay refiere fundamentalmente a situaciones de pobreza y exclusión social, es un delito que en general tiene poca organicidad y una virulencia menor que en buena parte de los países de América Latina y que refiere ante todo a lo que se llama el delito depredatorio como lo son el hurto, la rapiña, receptación y otros, son situaciones sociales no resueltas. Expresó que Uruguay tiene en este sentido un enorme desafío que es poder llegar a toda esa población vulnerable que está desparramada en el territorio en situación de exclusión con muchos adolescentes y jóvenes que no accedieron a la educación y que son materia prima del ejercito del narcotráfico. Donde no llega el Estado, llega el narcotráfico, aseguró. Existe un sector pobre que viene de muchas generaciones excluidas con grandes dificultades de integrarse para el cual las herramientas sociales tradicionales, donde había un Estado con respuestas en determinados lugares, hoy tiene que hacer algo más, llegar casa por casa como pasó con la vacunación contra el covid porque si no, llegan otros.
 

Te puede interesar