Así es la nueva moto eléctrica que competirá en el Campeonato Mundial desde 2023

Deportes 11/07/2022 Por Editor
La fabricó Ducati y representa la primera evolución de la Enérgica, la moto eléctrica con la que en 2019 empezó a correrse el Campeonato Mundial reservado únicamente para modelos a batería.
Moto_3

Así como existe el Silicon Valley en California, y es el polo tecnológico en el que se desarrollan buena parte de las ideas futuristas relacionadas con el mundo de la electrónica a nivel global, en Italia existe otro lugar que recibe un nombre parecido, aunque referido al mundo de los vehículos. Se trata del Motor Valley o Valle del Motore en la lengua nativa.

Ocupa la famosa región de la Emilia Romagna y su capital es Bologna, y con el correr de los años e ha transformado en un destino turístico para los amantes de los autos y las motos. En el Motor Valley está Ferrari, Maserati, Lamborghini, Bugatti, pero también están Pagani, Dallara y Ducati. Además, hay cuatro autódromos como Imola, Misano, Varano y Módena, y por supuesto la famosa pista de pruebas de Ferrari, Fiorano, en Maranello. Por si faltaba algo, también se pueden visitar los museos de cada marca, que son otro atractivo adicional.

De modo que lo que se produzca en el Motor Valley tendrá olor a gasolina con toda seguridad, aunque desde hace un tiempo, no todo lo que se mueva con motor y sobre ruedas, utilice combustible derivado del petróleo.

Ferrari, Lamborghini y Maseratti ya han empezado a producir híbridos y están en pleno desarrollo de autos completamente eléctricos, y Ducati acaba de romper los corazones de sus fanáticos al mostrar en público su primera motocicleta a batería también. Y no es un scooter o una moto de paseo, sino que es una moto de carrera que comenzará a competir en 2023.

No correrá en MotoGP, ni en Moto2 ni Moto3, a no asustarse, sino en la Copa del Mundo de MotoE, categoría oficial de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) reservada exclusivamente a competir con esta tecnología sustentable 100%.

El campeonato comenzó a disputarse en 2019 con un programa reducido de eventos en territorio europeo. Las carreras se desarrollan íntegramente con motos idénticas, copiando el formato que en el automovilismo tiene la Fórmula E de la FIA. Durante los primeros cuatro años, las motos que se utilizaron eran también italianas, de marca Enérgica, que ya se había estipulado, terminarían su contrato como proveedores a finales de 2022, para ser reemplazadas por Ducati.

Ducati R&D fue el departamento que organizó el desarrollo a nivel integral, lo que incluyó tanto el diseño como las simulaciones del sistema de propulsión eléctrico, mientras que Ducati Corse, el departamento de competición que gestiona la actividad deportiva de la marca, trabajó en el diseño de piezas, desarrollo de software, simulaciones aerodinámicas y dinámicas, montaje y adquisición de datos. Así nació la Ducati V21L, la primera moto de competición de la casa de Borgo Panigale, en Bologna.

La V21L pesa 225 kilos en total, 12 menos que el peso mínimo impuesto por la FIM para el año próximo, y eso además es 35 kg menos que las actuales motos Enérgica. Para una moto eléctrica, bajar el peso es gran parte del secreto para ser más performante, y estando debajo del mínimo, se puede distribuir el lastre de manera adecuada para un mejor funcionamiento dinámico.

La Ducati V21L en acción en Mugello. Los fabricantes aspiran a que marque los mismos tiempos que una moto de la categoría Moto3 del Campeonato Mundial

Y es que el peso de la batería es una de las dificultades con las que hay que lidiar, ya que el acumulador de electricidad solo, pesa 110 kg, nada menos. En cuanto a su capacidad, esta batería cuenta con 1.152 celdas cilíndricas Tipo 21700, las mismas que se utilizan en los automóviles de Tesla. Tiene una capacidad de 18 kWh y se puede recargar al 80% en 45 minutos a través del enchufe de carga de 20 kW.

El segundo talón de Aquiles de estas motos es la autonomía, que todavía sigue siendo relativamente baja para generar la potencia de una moto de carreras. La Ducati V21L tiene 150 CV de potencia, 140 Nm de torque y alcanzó los 275 km/h en la recta de la pista de Mugello, pero solo puede dar 7 u 8 vueltas, es decir unos 40 kilómetros.

Para tener una idea del largo camino que hay que recorrer aún con el desarrollo de estas motos eléctricas de competición, vale la mención de la performance y autonomía que sería necesaria para estar a la par de una Desmosedici de MotoGP: la batería de la V21L debería pesar 500 kg.

Te puede interesar