Abren los primeros “nuevos McDonald’s” rusos en Moscú

Internacionales 13/06/2022 Por Editor
Un empresario local compró los restaurantes del gigante estadounidense cuando éste se retiró de Rusia por la invasión a Ucrania. Cambió el nombre, pero el resto sigue igual de occidental.
Rusia_1

Los antiguos restaurantes en Rusia del grupo McDonald's, que anunció su salida del país tras más de 30 años de presencia en reacción a la invasión de Ucrania, fueron rebautizados como "Vkousno i tochka” ("Delicioso. Punto”) por su nuevo propietario ruso, que reabrió este domingo (12.06.2022) algunos de los locales, coincidiendo con la celebración del Día de Rusia.

Alexander Govor es el nuevo dueño de la cadena, quien aseguró que los ahora 51.000 ex empleados de McDonald's en toda Rusia conservarán sus puestos de trabajo. "Estoy muy orgulloso de que se me haya dado el honor de desarrollar esta empresa. Soy ambicioso y planeo no solo abrir los 850 restaurantes, sino también desarrollar otros nuevos", dijo Govor.

El director general de los ahora ex McDonald's, Oleg Paroev, informó que esta jornada abrieron 12 restaurantes, y el lunes se sumarán unos 50. El objetivo es que a fines de junio sean 200, para lentamente llegar al millar, si se cumplen los mejores pronósticos. Los locales conservarán el interior de los viejos McDonald's, aunque sin referencias al famoso restaurante de comida rápida estadounidense.

Rusia_2 

Precios un poco más altos

El empresario no contempla recortes de personal a corto plazo. "Se me ha pedido antes que nada que mantenga la plantilla y dar trabajo a la gente, y eso es lo que voy a hacer", dijo Govor en declaraciones a la agencia oficialista TASS. "Nuestro objetivo es que nuestros clientes no noten la diferencia ni en la calidad ni en el ambiente", agregó Paroev durante la ceremonia de apertura en la moscovita plaza Pushkin, justo donde abrió el primer McDonald's en 1990.

El alcalde de Moscú, Serguei Sobianin, visitó en la mañana del domingo ese restaurante emblemático, y aseguró a través de Telegram que "la calidad del servicio seguiría siendo la misma". Paroev dijo que los precios de las hamburguesas serán ligeramente más altos que los de la cadena estadounidense debido a la inflación en Rusia, pero aseguró que seguirían siendo "asequibles".

"Cambió el nombre, pero no el amor", dice el lema del "nuevo” restaurante. Aunque los nombres de las ofertas son diferentes, el menú es prácticamente idéntico, los sistemas de pedidos digitales no se diferencian en nada de los anteriores, lo que permite una elección y pago rápidos, tras lo cual solo falta esperar a que los empleados avisen que ya está todo listo.

Te puede interesar