Gob er ola de cuidados

“Ojalá Bin Laden se hubiera quedado de juerga en Marbella”

Internacionales 14/09/2021 Por Editor
Antes de controlar Al-Qaeda, era un joven millonario saudí que disfrutaba de los placeres de la Costa del Sol. Y en Marbella, de la discoteca Regine's.
El entonces líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden.
El entonces líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden.

"Donde hay dinero siempre hay prostitutas y drogas", asegura un gran empresario del ocio nocturno. Solo le falta apuntalar que en ocasiones se les puede unir traficantes de armas y futuros terroristas. Cuando en 1979 Régine Zylberberg (92) o, simplemente, Régine, abrió su discoteca homónima en el hotel de cinco estrellas Puente Romano de Marbella, la noche sí que les confundió.

Con motivo del fatídico 20 aniversario del atentado del 11-S orquestado por Osama Bin Laden, líder de Al-Qaeda, la memoria rebusca en el disco duro de su pasado hasta llegar a la Costa del Sol, donde un joven Osama y algunos de sus hermanos se relamían con los lujos de los hoteles Marbella Club e Incosol y levitaban en Regine's, el lugar sin tabúes donde la entonces reina de la noche combinaba el ingenio, la fantasía y los sueños. Si la empresaria era o no consciente de su vertiente yihadista y de su interés por imponer la ley sharía en los países islámicos se desconoce.

Al décimo séptimo hijo del jeque Mohammed bin Awad bi Laden, fundador del conglomerado de la construcción Grupo Saudi Binladin e íntimo amigo de Ibn Saud (fundador del estado moderno saudí y primer monarca de la casa Saud que aún gobierna con mano férrea) le encantaba disfrutar de la noche marbellí junto a algunos de sus hermanos. Tras la muerte de su progenitor considerado el saudí más rico no perteneciente a la realeza, Osama Bin Laden heredó una vasta fortuna para disfrutar de los placeres humanos y crear en 1988 la organización terrorista Al-Qaeda.

A toro pasado, algunos recuerdan que le gustaba las juergas, la música a todo volumen y las prostitutas más caras y dilectas. Incluso otros se relamen porque probablemente haya alguna foto en blanco y negro no encontrada valorada en un cheque con muchos ceros. En aquella época, los paparazzi se contaban con los dedos de una mano y, encima,los Bin Laden estaban a años luz de la ostentación que sus paisanos saudíes mostrarían años más tarde. Como el rey Fahd, con su impresionante mansión réplica de la Casa Blanca con mezquita incluida o el traficante de armas Adnan Kashoggui, con su fastuoso yate con letras de oro (Nabila) y sus fiestones en Al-Baraka (actualmente es la urbanización La Zagaleta) eran más que legendarias. En algunas de ellas estuvieron parte de los Bin Laden, pero no Osama.

Estados Unidos mató a Osama hace diez años y Régine reside en la Costa Azul casi arruinada por las malas inversiones del pasado. Lejos queda ya su primer local, New Jimmy'z, en el bohemio barrio parisino que en los Années Folles congregaba a Picasso, Cocteau o Henry Miller y que en aquellas noches de luces estroboscópicas danzaban Onassis o Grace Kelly.

Te puede interesar