Gob er ola de cuidados

El Supremo de Brasil advirtió a Bolsonaro: “Nadie va a cerrar esta Corte”

Internacionales 10/09/2021 Por Editor
El alto tribunal aseguró que si el presidente cumple con su amenaza de desobedecer los fallos, será acusado de un delito contra la Constitución.
bolsonaro
Luiz Fux, presidente del Tribunal Supremo brasileño, junto a Bolsonaro el pasado 1 de febrero en Brasilia durante el acto de apertura del año judicial.

El Tribunal Supremo de Brasil, la institución que concentra las iras del bolsonarismo en los últimos tiempos, ha respondido este miércoles con contundencia a las amenazas lanzadas la víspera por el presidente de la República, Jair Bolsonaro, ante decenas de miles de sus seguidores. Después de que el ultraderechista dijera que pretende desobedecer las órdenes de la máxima corte, el presidente del tribunal, Luiz Fux, le ha acusado de atacar la democracia y advertido de que “el Tribunal Supremo no va a tolerar amenazas a la autoridad de sus decisiones”. Fux ha añadido que, si Bolsonaro cumple su amenaza de desobedecer, será acusado de un delito contra la Constitución que juzgaría el Congreso.

La del presidente del Supremo ha sido la reacción más dura, pero no la única al beligerante discurso de Bolsonaro durante la exhibición de fuerza que protagonizó el martes con sendas manifestaciones multitudinarias en São Paulo y Brasilia. Los mercados han reaccionado mal en la reapertura tras el festivo del martes, Día de la Independencia. La Bolsa ha cerrado con una caída del 3,7%, la mayor desde que las condenas del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva fueron anuladas. Y el dólar ha subido, de modo que se cambia a 5,3 reales.

El presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, aliado del Bolsonaro, también ha hecho un pronunciamiento, pero en un tono más tibio que el del magistrado; básicamente ha pedido el fin de la escalada retórica y armonía entre los poderes.

La máxima corte brasileña es un activo actor político, sobre todo a partir de las investigaciones de los últimos años contra la corrupción. El presidente del Supremo, un magistrado de carrera a diferencia de algunos de los 11 miembros restantes del tribunal, se ha pronunciado en unos términos inusualmente duros y explícitos en él y en la política brasileña. Fux ha afirmado tajante: “va a cerrar esta Corte”. También ha acusado al jefe del Estado de haber cruzado el umbral de la crítica legítima, de “instigar el odio” y de “practicar una política del caos”.

El método de gobernar de Bolsonaro requiere enemigos para mantener prietas las filas del núcleo duro de sus seguidores. Y más ahora, que lleva meses viendo cómo pierde apoyo y aumenta el rechazo contra él, según indican las encuestas a las que tan aficionados son los brasileños.

Te puede interesar