Carlos III, un rey empresario y multimillonario

Internacionales 22/09/2022 Por Editor
Durante sus años como heredero del trono británico, Carlos inició sigilosamente un negocio y le fue bien económicamente. Ahora heredará aún más bienes. ¿Será un inversionista activo o dejará que otros tomen las riendas?
Reino Unido
El rey Carlos III tuvo participación activa en los negocios de un ducado británico.

Cuando la mayoría de la gente piensa en el rey Carlos III, se imagina al antiguo Príncipe de Gales jugando polo, estrechando manos o brindando. Pero la verdad es que, mientras hacía eso, construía un imperio empresarial que vale más de mil millones de libras y que sigue creciendo.

No hay duda de que las joyas de la Corona, el castillo de Windsor, el palacio de Kensington y el palacio de Buckingham, pertenecen al país y no a la familia real. Pero ahora, tras ser nombrado rey a sus 73 años, Carlos pasa a controlar una gran cantidad de propiedades e inversiones. En el pasado, sus actividades financieras se relacionaron con negocios llenos de exenciones fiscales, transacciones inmobiliarias y algunas cuentas en paraísos fiscales.

El Ducado de Cornualles, una anomalía histórica

Cuando Carlos era príncipe de Gales dependía del Ducado de Cornualles para obtener la mayor parte de sus ingresos para financiar sus gastos personales y oficiales. El ducado, existente desde 1337 como forma de mantener al heredero al trono, es una empresa privada que incluye unas 52.450 hectáreas repartidas en 20 condados de Inglaterra y Gales, con bosques, playas, granjas y otras propiedades residenciales y comerciales.

Por ley, el heredero no puede vender sus bienes y, desde que Carlos tenía 21 años, recibe un pago de los ingresos generados. En 2017, los documentos "Paradise Papers" mostraron que el ducado había invertido dinero en empresas offshore, aunque un portavoz exculpó a Carlos y afirmó que otros eran responsables de las decisiones de estas inversiones.

El Ducado de Cornualles, una mina de oro

Entre 2002 y 2003, el ducado reportó ingresos de unos 10 millones de libras (11,4 millones de euros), que fueron transferidos a Carlos. El valor total del patrimonio era de unos 400 millones de libras. Desde entonces las cifras han subido casi todos los años, según sus informes anuales.

Entre  2011 y 2012, el ducado declaró unos ingresos de 18,3 millones de libras y valoró el patrimonio en 728 millones de libras. A fines de marzo de 2022, el ducado reportó 23 millones de libras en ingresos para el ahora rey y un patrimonio de 1.049 millones de libras. Es decir, Carlos ha duplicado sus ingresos con creces, mientras que el valor del patrimonio ha subido casi un 200% en solo dos décadas.

De un ducado a cosas más grandes

Ahora que Carlos es rey, entregará el Ducado de Cornualles a su hijo Guillermo. El nuevo rey obtendrá ahora otras tres fuentes de ingresos: del Ducado de Lancaster, los pagos del Estado de la Corona (Crown Estate) y parte de la fortuna de la reina Isabel.

El Ducado de Lancaster es similar al de Cornualles. No pertenece al rey, pero obtiene ingresos de él. El año pasado, el ducado de Lancaster y sus 18.000 hectáreas de tierras rurales y propiedades de primera categoría en Londres pagaron a la reina 24 millones de libras y registraron un patrimonio de 652 millones de libras. 

El Estado de la Corona incluye gran parte del fondo del país. Tampoco pertenece al monarca, pero se le garantiza un pago llamado subvención soberana. El año pasado acumuló 313 millones de libras. De ese monto, 86 millones fueron pagados a la reina para cubrir sus funciones oficiales, el personal, los gastos de viaje y el mantenimiento del palacio. El resto fue para el gobierno.

¿Tomará las riendas financieras o no?

A eso se le suma la herencia del patrimonio personal de Isabel: el castillo de Balmoral en Escocia y Sandringham, caballos de carreras, dinero en efectivo y una colección irremplazable de joyas, arte y muebles coleccionados durante generaciones. El año pasado, Forbes estimó el valor de la fortuna de la reina en unos 500 millones de dólares.

Algunos se preguntan si el rey Carlos se implicará tanto en sus nuevos intereses financieros como lo hacía cuando era príncipe. Que el rey tome o no las riendas financieras no oculta el hecho de que estos privilegios se remontan a siglos atrás y no se basan en logros personales. Son un recordatorio del poder desmesurado en una monarquía constitucional.

Te puede interesar